Con la interpretación del Himno Internacional Gitano “Gelem, gelem” y el encendido de las luces que forman los colores de la Bandera Gitana, azul, rojo y verde, en la fachada del Palacio Municipal, ha culminado el Pleno Especial que, con motivo del Día de los Gitanos y Gitanas Andaluces ha acogido el Ayuntamiento de Jaén. Durante el acto, el alcalde, Julio Millán, ha procedido a la lectura de la Declaración Institucional que, con motivo de la celebración de esta jornada, que esté fijada cada 22 de noviembre, aprobó el Parlamento Andaluz. Al acto han asistido, además de una importante representación del Gobierno local, con la primera y segunda teniente de alcalde, María Orozco y África Colomo, y los concejales de Políticas Sociales, Cultura y Participación Ciudadana, Ángeles Díaz, José Manuel Higueras y Eva Funes, respectivamente, responsables de la Fundación Secretariado Gitano. Los representantes municipales han posado con ellos y representantes de la asociación de mujeres gitanas Sinando Kali ante la fachada del Ayuntamiento, una foto en la que han contado con miembros de la Policía Nacional que colaboran con estas entidades.
Más allá del pleno institucional el equipo de Gobierno ha anunciado que el Consistorio destinará fondos en colaboración con la Junta de Andalucía para reforzar los servicios sociales municipales en aquellas zonas en las que haya mayor número de familias gitanas, todo ello a través de un plan específico.
En el acto celebrado hoy, el joven Luis Romero se ha encargado de leer la crónica del recibimiento a este pueblo del condestable Lucas de Iranzo. También se ha escuchado el testimonio de Antón Fernández, un gitano que ha completado sus estudios para garantizarse a través de la educación una mejora laboral gracias a la constancia. Estas declaraciones han servido para brindar un reconocimiento a los gitanos y gitanas que han retomado su formación reglada en adultos. Precisamente Guadalupe Revueltas, de Fundación Secretariado Gitano, ha recordado que este día precisamente sirve para reivindicar la gran aportación cultural de los gitanos y las gitanas en Andalucía, y la eliminación de barreras que tienen que ver con situaciones de marginalidad en barrios para conseguir esa plena integración. “Para nosotros la pieza angular es la educación, que mejora la situación del empleo, que a su vez es pieza angular para acabar con el rechazo social”.
El origen de esta conmemoración, precisamente, está plenamente vinculada a la capital jiennense ya que, como ha recordado el máximo responsable municipal, ya en 1994, algunas asociaciones gitanas comenzaron a organizar actividades para recordar la venida de los primeros grupos de gitanos y gitanas a la región, un acontecimiento que, precisamente, viene recogido en los “Hechos del condestable Miguel Lucas de Iranzo”, gobernador de Jaén y primer andaluz que, como así está documentado, acoge a miembros del Pueblo Gitano, en el año 1462.
La declaración institucional recuerda este momento, ya que, como ha leído el regidor: “En el decurso histórico la población gitana andaluza, ha pasado desde una favorable y hospitalaria acogida a su llegada a una sistemática persecución en siglos posteriores”. Este hecho, se lamenta: “Motivó la pérdida de una gran parte de su cultura y de su lengua, situación felizmente concluida con el reciente logro de la igualdad jurídica que les otorga nuestra Carta Magna”. En este sentido, el acto ha servido para recordar: “El acervo cultural de este pueblo ha ido acrecentando y enriqueciendo el patrimonio del pueblo andaluz, de tal manera que, en determinados campos artísticos no resulta posible diferenciar lo gitano de lo andaluz”. Del mismo modo, ha recordado que esta aportación debe servir para desterrar comportamientos de rechazo social. No en vano, la influencia calé en la poesía de Lorca, en la música de Falla, en la pintura de Picasso, por citar algunos ejemplos, “hace evidente la particularísima aportación de los gitanos y gitanas andaluces al patrimonio común que constituyen la cultura que hoy nos define”. De hecho, “es sin duda en el arte flamenco donde mejor se ha manifestado la singularidad de la aleación de todos los elementos gitanos y no gitanos que definen el patrimonio cultural de Andalucía”. Con la declaración institucional, se ha aprovechado para recordar que con la Constitución de 1978 y el Estatuto de Autonomía otorgan “carta de naturaleza como ciudadanía española y andaluza de pleno derecho a los integrantes de una comunidad, que de manera notable ha contribuido y contribuye a la formación de la personalidad andaluza”. De ahí, la importancia de trabajar a favor de aquellos sectores de la comunidad gitana más desfavorecidos, facilitar la difusión de su cultura para que sea conocida, valorada y respetada por todos y, de este modo, suprimir definitivamente las barreras del rechazo, la intolerancia y la marginación hacia cualquier colectivo social.