El Ayuntamiento de Jaén ha hecho esta mañana efectiva la recepción de los medios materiales que corresponden a la ciudad de Jaén tras alcanzar un acuerdo con la empresa herederos de José Castillo, prestataria hasta ahora del servicio de autobús urbano y que liquida con este paso su relación con la ciudad de forma definitiva.
El concejal de Control de Servicios Públicos y Contratación, Francisco Lechuga, señala que a lo largo de la mañana de hoy y con la presencia de técnicos y equipos jurídicos se ha procedido al traslado de 37 autobuses y una serie de equipos técnicos y mecánicos a instalaciones municipales desde las dependencias de Castillo. “Todos ellos son medios que están adscritos al Servicio de Transporte Urbano de Jaén y su valor se incluye en el precio del acuerdo que hemos alcanzado con la empresa, un montante económico en el que hay un importe muy importante que retorna a la ciudad con estos vehículos, los sistemas informáticos de funcionamiento y material mecánico y electrónico que apenas tiene unos años de antigüedad y que pasa a ser patrimonio municipal”, aclara Lechuga.
Lechuga señala que estos bienes se revisarán y se incorporarán al inventario de bienes del Ayuntamiento de Jaén. “El objetivo es que las unidades que hayan sido adquiridas recientemente, al menos en los últimos cinco años, pasen a la empresa que explota el servicio actualmente para ponerlas en circulación y el resto el primer objetivo del Ayuntamiento es tasarlas y con un expediente de enajenación proceder a la venta o liquidación de las unidades que no se ajusten a los criterios que marca este nuevo servicio”, indica.
De esta manera, por un lado se compensa el importe del acuerdo con la asunción de este material y por el otro, en caso de incorporarse algunas unidades al actual servicio el Ayuntamiento y la nueva operadora ajustarán la tarifa técnica detrayendo el importe correspondiente a favor del Consistorio. Todo ellos sin perjuicio del estricto cumplimiento de la oferta presentada por el actual explotador consistente en la renovación de la flota así como un gran número de mejoras comprometidas por primera vez en un contrato negro sobre blanco, que en 60 años nunca tuvo la ciudad de Jaén. No en vano, Lechuga adelanta este mismo mes se presentarán nuevas mejoras en el servicio de cara especialmente a la información al ciudadano así como de nuevos servicios que beneficiarán a la población.
“Son medios que pertenecen a la ciudad y cuya liquidación nos corresponde para que se les dé el uso oportuno; tenían que ponerse cuanto antes bajo tutela municipal”, señala. El edil recuerda que la nueva operadora puso en servicio una flota muy similar de autobuses propios por no disponer siquiera de algunas de las unidades del anterior por estar en litigio. Esta cuestión se solventa ahora y se eliminan todos los obstáculos con el acuerdo alcanzado y que de continuar el proceso judicial abierto con la empresa impedía contar con ellos y no garantizaba disponer ni su liquidación ni su uso en parte.
El edil aclara que agotar la vía judicial podía ser un proceso con dos caminos, el corto o el largo, que dejase al Ayuntamiento unido a la empresa por un cordón umbilical que pudiera servir para que Castillo regresase a la ciudad de acordarse así por otras corporaciones municipales. Del mismo modo, detalla que la vía judicial no eximía “en absoluto” al Ayuntamiento de pagar una indemnización que podría ser incluso mayor que el acuerdo actual alcanzado, ya que la firma de la prórroga por el PP en 2005 “aunque fuera nula ha generado unos derechos en la relación entre la empresa y el Ayuntamiento que nos toca satisfacer de cualquier manera, judicial o no”. Del mismo modo, señala que los activos que hoy recibe el Ayuntamiento están incluidos en ese importe de 3,7 millones del acuerdo. “Una flota de 37 autobuses tiene un precio de liquidación y este precio va incluido dentro de este que se abona en el acuerdo, no son 3,7 millones que demos por nada, están peritados y tienen contraprestación para la ciudad”, asevera.