El delegado territorial de Educación y Deporte en Jaén, Antonio Sutil, ha visitado hoy el colegio de Educación Primaria Almadén, en la capital jiennense. Durante el recorrido, en el que ha estado acompañado por su director, Salvador Cantero, el delegado ha comunicado que este es uno de los centros en los que la Consejería ha puesto en marcha un Plan de Bioclimatización que permite mejorar el confort térmico de institutos y colegios de la capital. En concreto, la Agencia Pública Andaluza de Educación va a ejecutar 2.301.000 euros en ocho centros de Jaén. Se trata, ha explicado Sutil, de un proyecto “ambicioso, pionero y único” que afronta “con valentía e inversión” las peculiaridades de nuestra tierra para adaptar el sistema educativo a las dificultades climáticas y mejorar la calidad de la enseñanza pública de la comunidad autónoma y, en concreto, de la ciudad de Jaén.

El delegado ha explicado que la Consejería va a invertir en el Centro de Educación Primaria Almadén alrededor de 177.000 euros para instalar tanto un sistema que permita bajar la temperatura en los meses más calurosos del año como otro, sustentado en placas fotovoltaicas, que va a posibilitar que se reduzca el gasto energético. “En consecuencia, el centro no solo va a convertirse en un edificio más sostenible y ecológico, sino que va a reducir el consumo de electricidad y a mejorar el rendimiento presupuestario con el objetivo de invertir esos recursos en otros aspectos que redunden en mejoras de la atención educativa”, ha defendido Sutil.

“Además, aprovechando esta intervención y como consecuencia de la adecuación que es necesaria para la instalación de las placas, se van a reparar las cubiertas para evitar los problemas de humedades que presenta el colegio, respondiendo así a una demanda tanto de las familias y y del alumnado como de su equipo directivo”, ha detallado Sutil.

“Este plan evidencia la apuesta del departamento encabezado por Javier Imbroda para mejorar las condiciones climáticas de los colegios e institutos de la provincia y, en concreto, de la capital, una de las más afectadas por las diferencias de temperaturas a lo largo del curso”, ha indicado el delegado. Así, ha indicado que nuestra ciudad se ubica en un entorno que presenta una severidad térmica de grado 4: “Se ha realizado un análisis riguroso de las comarcas que requieren una adecuación de sus colegios e institutos debido a que presentan temperaturas extremas, especialmente durante los meses más calurosos, lo que va a permitir mejorar los rendimientos académicos del alumnado como consecuencia de unas condiciones idóneas para el aprendizaje.

Junto con el Almadén, van a mejorar su confort térmico los colegios Alfredo Cazabán, con una inversión de 265.000 euros; Agustín Serrano de Haro, con 440.000 euros; Martín Noguera, con 265.000 euros, y Cándido Nogales, con 312.000 euros. A ellos se le unen la Escuela infantil Alfonso Sancho, con un presupuesto de 265.000 euros, y los institutos Santa Teresa, con 265.000, y Auringis, con 312.000 euros.

Ahorro energético
El delegado ha explicado que esta iniciativa constituye un programa que da continuidad a los proyectos piloto de adiabática y fotovoltaica iniciados en 2020, con la novedad de que en 2021 ambas actuaciones se están ejecutando de forma simultánea en los centros, de manera que se cubran tanto las necesidades de mejora de la climatización de los centros como las de ahorro y la eficiencia energética de los mismos.

La refrigeración adiabática es un sistema de climatización alternativo al aire acondicionado convencional que funciona bajando la temperatura del aire interior mediante la evaporación del agua. Sus principales ventajas son el bajo consumo eléctrico (hasta un 80% inferior al del aire acondicionado), las menores emisiones de CO2 y el menor coste de inversión inicial y de funcionamiento. Además, funciona con las ventanas abiertas, en línea con lo recomendado en la actual situación de Covid-19, y utiliza siempre aire fresco, sin recirculación, mejorando así la calidad del aire interior.