El edil de Control de Servicios Públicos, Francisco Lechuga, ha visitado esta mañana los trabajos de mejora de la red de abastecimiento de la calle Jardín Villa Rosario, una zona residencial aneja al barrio de La Alcantarilla cuyos vecinos y vecinas sufren desde hace años los efectos de las fugas de agua que se registraban en la red.
A través de la empresa concesionaria del servicio, Aqualia, se ultiman los trabajos de sustitución de un tramo de tubería para instalar una nueva conducción de fundición dúctil con la que poner punto y final a las continuas fugas de agua que desde años atrás sufrían los vecinos sin solución. “Hemos destinado un presupuesto a esta actuación de 43.000 euros pero sobre todo hemos dado carpetazo a una situación muy penosa que sufrían los residentes de esta zona de la ciudad, que hasta ahora no han tenido respuesta”, sostiene Lechuga.
No en vano, los trabajos realizados suponen un alivio para los 250 vecinos y vecinas de esta calle, con 52 viviendas que registraban cuantiosas pérdidas de agua debido a los problemas que presentaba la anterior tubería.