La Universidad de Jaén ha dado a conocer este viernes en su stand en EXPOLIVA 2021 dos soluciones para evitar y luchar contra los problemas de erosión en olivar. El primero consiste en varios tipos de semillas patentadas para la generación de cubiertas vegetales y el segundo, en los trabajos en los que ha participado el grupo Sistemas Fotogramétricos y Topométricos’, para el control de cárcavas con diques y cubiertas vegetales autóctonas.
El investigador Antonio José Manzaneda Ávila, del Departamento de Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología de la UJA, ha dado a conocer dos tipos de semillas patentadas por la Universidad de Jaén para el establecimiento de cubiertas vegetales en el olivar. Este proyecto surgió ante la necesidad de restituir o conservar la cubierta vegetal del olivar, para luchar contra la erosión del olivar, pero encontrarse ante la imposibilidad de obtener una cubierta vegetal espontánea del cultivo, ante el uso excesivo y a veces incontrolado de herbicidas.

Entre las especies vegetales más empleadas en el uso de cubiertas están las gramíneas, que debido a su potente sistema radicular contribuyen de manera significativa a atenuar las pérdidas de suelo en el cultivo. Otras características que las especies destinadas a formar parte de una cubierta son que sean perpetúales, con el fin de que esta cubierta sea permanente en el tiempo, que estén adaptadas al estrés ambiental (en este caso el al estrés hídrico estival) y, especialmente, que no entren en competencia con el cultivo. En relación con esta última característica, el desarrollo de líneas vegetales que sean de floración y maduración temprana, que completan su ciclo vital antes de entrar en el periodo de estrés es de especial interés. “Nuestras líneas protegidas, a diferencia de las otras en el mercado, están seleccionadas a partir del mayor screening genético realizado hasta la fecha en las tres especies del complejo para el tiempo de floración y la resistencia a la sequía”, indica el investigador de la UJA. Igualmente, han desarrollado una línea para terrenos silíceos y otra para terrenos básicos, ambas de floración temprana y de alta resistencia a la sequía.

Por otro lado, el investigador del Departamento de Ingeniería Cartográfica, Geodésica y Fotogrametría de la UJA Jorge Delgado García ha informado sobre los trabajos desarrollados por el Grupo de Investigación ‘Sistemas Fotogramétricos y Topométricos’ de la Universidad de Jaén para la corrección de problemas de erosión en el olivar. En concreto, relativos a una solución integral para el control de cárcavas con diques y cubiertas vegetales autóctonas, en el marco del proyecto Innolivar, en el que la Universidad de Jaén ha formado parte de un consorcio junto con otras instituciones y empresas como Tracasa, Prefhorvisa, Cantueso, CSIC, la Universidad Pública de Navarra o la Universidad de Córdoba.

En concreto, se trata de una solución innovadora enfocada tanto para un uso en el ámbito agrícola, como en el ámbito forestal, obras civiles y aquellos en los que se requiera una corrección del terreno rápida, sencilla y económica. Así, la solución se centra en una caracterización de las zonas afectadas que permite el estudio previo de los problemas reales de la explotación agrícola provocados por la erosión. Con la información obtenida, se aporta una solución que plantea, o bien coberturas vegetales, o bien construcción de diques. Respecto a la segunda, se han diseñado bloques de hormigón prefabricado y reciclado, apilable de forma manual y adaptable a la forma de la cárcava. Con ello se crean diques de retención de sedimentos, de gran estabilidad ante posibles avenidas gracias a su diseño específico para este uso. “Estas dos soluciones combinadas, por una lado la instalación de coberturas vegetales y por otro la de diques, han sido probadas en dos fincas experimentales, donde se ha demostrado su eficacia contra los procesos de erosión”, indica Jorge Delgado, que concreta que los trabajos desarrollados por el grupo ‘Sistemas Fotogramétricos y Topométricos’ de la UJA se han centrado tanto en la caracterización de los terrenos de olivar, como en la generación de la información topográfica asociada a todos estos trabajos, esencial para determinar la forma y modo de actuar frente a la erosión.