Profesionales de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061 y del distrito sanitario Jaén han participado en un ejercicio práctico de atención al Ictus, coordinado por la Unidad de Ictus del Hospital Neurotraumatológico de Jaén y en el que se ha simulado la atención a dos pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular o Ictus encontrándose ambos en la vía pública.

Los casos simulados son de dos mujeres, una de 45 años con inicio de los síntomas claramente definidos neurológicos y otra de 44 con síntomas inespecíficos. Tras recibir la alerta en la sala de coordinación del 061 de Jaén requiriendo asistencia, se clasifica el primer caso como una emergencia y el segundo, con síntomas inespecíficos, como una urgencia no demorable. Y se envían para prestar asistencia, al primer caso, al equipo de emergencias sanitarias 061 y al segundo caso, al equipo de urgencias del distrito sanitario Jaén. Ambos equipos sanitarios dotados de médicos, enfermeros y técnicos de emergencias. Dicho ejercicio cuenta con la colaboración de proyecto Angels, una asociación de expertos nacionales e internacionales que analizan las evidencias clínicas para mejorar la atención a esta patología.

En la atención a los pacientes en la vía pública, los participantes en el ejercicio han analizado el tiempo de llegada de los equipos sanitarios y la asistencia, han evaluado los criterios de activación del código ictus, el tiempo de entrada de la llamada en el centro coordinador del 061 y la prealerta a la unidad de neurología, así como el manejo del paciente (medición de constantes, test realizados en la ambulancia) y su hora de entrega al hospital.

Dentro del hospital neurotraumatológico, se ha analizado la transferencia al box de críticos, así como los hitos fundamentales en la atención de estos pacientes, como la hora de contacto con radiólogo, hora de envío de muestras al laboratorio y resultados o la hora de inicio del tratamiento trombolítico, entre otros aspectos. El escenario ha permitido poner en práctica la integración de los protocolos de actuación de cada uno de los intervinientes en la atención a un paciente con ictus, la activación del denominado código Ictus y su atención posterior en el hospital de destino.

Atención extrahospitalaria
El ictus está ocasionado por una interrupción del flujo de sangre en el cerebro, en muchos casos debido a un coágulo. Estos ictus isquémicos se pueden beneficiar de un tratamiento farmacológico, y en los casos más complicados requiere un cateterismo para romper el trombo. El ictus es una de las patologías tiempo dependientes, porque su pronóstico va a depender del tiempo que se tarde en administrar el tratamiento adecuado. Es por ello que el reconocimiento temprano de los síntomas y el contacto inmediato con los servicios de emergencias va a favorecer un mejor pronóstico.

La rápida administración de los fármacos indicados, tras la aparición de los síntomas, pueden recuperar el riego sanguíneo y disminuir las secuelas en un buen porcentaje de casos. Este tratamiento está disponible en los hospitales cordobeses y su eficacia es de cerca del 50%. No obstante, esta eficacia va ligada a la rapidez de administración, por lo que es fundamental que la ciudadanía conozca cuales son los principales síntomas de alerta ante los que alertar al 061.

La atención a esta patología requiere de un abordaje multidisciplinar que comienza, habitualmente, con los servicios de emergencias extrahospitalarios, coordinados por el servicio de Urgencias y Emergencias del 061, cuyos profesionales están entrenados para detectar síntomas a través de la entrevista telefónica. El objetivo es activar la cadena asistencial del hospital al que se trasladará al paciente para que la atención sea lo más rápida posible.

Los centros coordinadores de urgencias y emergencias del 061, donde se gestionan todas las peticiones de asistencia urgente en Andalucía, activan un sistema de alerta inmediata a los centros hospitalarios de referencia, denominado Código Ictus, en aquellos casos en los que está indicado la aplicación de un tratamiento fibrinolítico (endovenoso o intraarterial) en los centros sanitarios.

Esta medida terapéutica debe aplicarse dentro de las cuatro horas y media o seis desde el inicio de los síntomas dependiendo de cada caso y sólo en aquellos para los que está indicada.

Cómo detectar un Ictus
El acceso rápido y eficaz al sistema integral de emergencias puede salvar la vida a la persona que sufra un ictus. Por este motivo, es importante que los pacientes alerten a los servicios de emergencias del 061 ante los primeros síntomas.

El ictus es una patología cerebrovascular consistente en una pérdida de la función cerebral de naturaleza no traumática que se desarrolla de forma muy rápida por la falta de aporte sanguíneo al cerebro. Los síntomas son, entre otros, la pérdida de fuerza en medio cuerpo, dificultades en el habla, la pérdida de fuerza en un brazo o pierna, parálisis de un lado de la cara o la pérdida súbita de visión. Ante esta situación, no mover al paciente, y alertar al servicio de emergencias pueden ayudar a reducir la mortalidad y mejorar la recuperación del paciente.

En cuanto a la prevención, hay que añadir que existen medidas como los antitrombóticos, anticoagulantes, terapia endovascular, la terapia quirúrgica arterial y el control de los factores de riesgo vascular que han demostrado eficacia en la prevención de nuevos episodios. De hecho, más del 50% de pacientes con ictus son hipertensos y el control de la presión arterial puede disminuir más del 40% el riesgo de padecer un nuevo ictus.

Recursos 061 Jaén

El servicio provincial del 061 en Jaén cuenta con una plantilla media de 43 profesionales (18 médicos, 12 enfermeros y 12 Técnicos de Emergencias Sanitarias). Dispone de dos equipos de emergencias que dan cobertura, uno a la capital, su área metropolitana y parte de la zona sur, y otro que presta atención sanitaria a la zona norte de la provincia de Jaén. Además, el servicio tiene dos helicópteros situados en Baza (Granada) y Córdoba que dan cobertura a las emergencias por vía aérea a toda la provincia, un equipo de traslados de pacientes críticos interhospitalario y un vehículo de apoyo logístico para la intervención inmediata en situaciones de emergencias colectivas y catástrofes.