La Diputación Provincial de Jaén ha llevado a cabo un proceso de descentralización de la Junta Arbitral de Consumo que ha permitido acercar ya hasta catorce municipios jiennenses este sistema de resolución extrajudicial de conflictos entre consumidores y empresas o profesionales. Esta descentralización, impulsada este año, “ha conllevado un aumento notable de las solicitudes de arbitraje recibidas en los seis primeros meses de 2021, que han sido 174 frente a las 162 que se recibieron a lo largo de todo el año anterior”, destaca el diputado de Servicios Municipales, José Luis Hidalgo.

 

En este sentido, Hidalgo señala cómo este proceso ha permitido acercar más a la ciudadanía este servicio gratuito que ofrece la Diputación de Jaén. “Con anterioridad, para celebrar las audiencias de arbitraje y resolver las reclamaciones presentadas por los consumidores era imprescindible trasladarse a la capital, lo cual suponía una limitación para ciudadanos de municipios más alejados”, apunta. Así, tras la firma de acuerdos con 14 ayuntamientos jiennenses para la celebración de audiencias de la Junta Arbitral de Consumo en sus respectivos municipios, “damos una mayor comodidad y facilidad para presentar estas reclamaciones y que se resuelvan mediante arbitraje”, señala Hidalgo.

 

Andújar, Baeza, Beas de Segura, Cazorla, Jódar, Linares, Lopera, Martos, Porcuna, Torredelcampo, Úbeda, Villanueva del Arzobispo, Marmolejo y Mengíbar acogen ya la realización de audiencias a través de este proceso de descentralización, del que el diputado de Servicios Municipales destaca “la estrecha colaboración entre Diputación con los ayuntamientos de estas localidades y Oficinas Municipales de Información al Consumidor, que han contribuido a dar a conocer esta vía de resolución de litigios surgidos entre personas consumidoras y empresas”, destaca el diputado de Servicios Municipales.

 

En la actualidad, son en torno a 3.500 las empresas que se encuentran adheridas al Sistema Arbitral de Consumo, que es una herramienta extrajudicial gratuita para la resolución de reclamaciones y conflictos entre los consumidores o usuarios y las empresas o profesionales. A través de este sistema, ambas partes de forma voluntaria, encomiendan al órgano arbitral, que actúa con imparcialidad, independencia y confidencialidad, la decisión sobre el mismo. Este sistema destaca por su rapidez, ya que tiene que resolver en un plazo de tres meses desde que se inicia el procedimiento, su eficacia y su gratuidad.