Agentes de la Policía Nacional adscritos a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y de Seguridad Ciudadana junto a técnicos de la empresa suministradora de fluido eléctrico de la capital, detectaron 16 enganches ilegales de electricidad, imputando, como presuntos responsables de delitos de defraudación de fluido eléctrico a ocho personas.

Estos enganches se habían realizado en varias viviendas de dos calles de Jaén que se encontraban ocupadas ilegalmente. De manera periódica los investigadores, junto a técnicos especializados, realizan diferentes controles con el fin de comprobar el correcto funcionamiento de los equipos eléctricos, así como la detección de enganches ilegales.

El dispositivo policial permitió a los investigadores la localización de 16 viviendas, algunas de ellas tenían contratación de fluido eléctrico, sin embargo la instalación había sido manipulada. El resto, eran viviendas
ocupadas ilegalmente, careciendo de contrato de servicio. Los investigadores imputaron a ocho personas, moradores de las viviendas detectadas, como presuntos responsables del ilícito de defraudación de fluido eléctrico.

Grave riesgo para la integridad física
Este tipo de instalaciones son extremadamente peligrosas, tanto para el que lo realiza como para los vecinos de las viviendas colindantes, siendo el riesgo de electrocución y de incendio muy elevado, provocando sobrecargas en la red que originan grandes caídas de tensión que anulan los sistemas de protección con el consiguiente peligro que esto conlleva para la integridad física de las personas.