Especialistas del Hospital Universitario de Jaén abordarán el próximo día 2 de junio las últimas novedades sobre cáncer de pulmón en el sexto encuentro multidisciplinar anual que organizan los profesionales del Subcomité de Tumores Torácicos del centro sanitario, como punto de encuentro en torno al Día Mundial Sin Tabaco, que cada año se celebra el día 31 de mayo.

Este año, los aspectos que se abordarán serán, entre otros, la cirugía torácica en tiempos de Covid-19, el diagnóstico diferencial radiológico en el tratamiento oncológico, avances moleculares e implementación en el centro, o experiencia con largos supervivientes.

“Este año, como novedad, nuestro encuentro se emitirá en directo por plataformas digitales, de manera que todos los profesionales sanitarios, pacientes o familiares que lo deseen puedan conectarse”, ha indicado la secretaria del Subcomité, Nuria Cárdenas, oncóloga médica del centro sanitario. Igualmente, en esta sesión se contará con el testimonio de un paciente que ha superado la enfermedad, y que compartirá su experiencia. “El objetivo es que paciente y profesional compartan el mismo espacio, escucharnos, y trabajar de forma conjunta”, ha indicado.

La cita se desarrollará en el centro ‘Puerta de Andalucía’, y está dirigido a profesionales sanitarios interesados en el diagnóstico y tratamiento de cáncer de pulmón.

El Hospital Universitario de Jaén cuenta con un Subcomité de tumores torácicos destinado a la valoración multidisciplinar de estos tumores. “El objetivo del trabajo desarrollado es sumar y mejorar la atención a estos pacientes, buscar la mejor estadificación de la enfermedad para poder decidir el tratamiento más personalizado y pacientes posible”, ha indicado Cárdenas. Este comité está compuesto por neumólogos, cirujanos torácicos, radiológos, oncólogos radioterápicos, oncólogos médicos y patólogos.

El cáncer de pulmón es el tumor que provoca mayor mortalidad, tanto en hombres como en mujeres. Esta mortalidad se relaciona, entre otros aspectos, con su frecuente diagnóstico tardío, en fases avanzadas, en las cuales las opciones terapéuticas son escasas, disminuyendo la supervivencia esperada. El tratamiento habitual en estos casos es la quimioterapia, la radioterapia, o recientemente la inmunoterapia.

Sin embargo, cuando se diagnostica en fases precoces de la enfermedad, en las que habitualmente se puede realizar una cirugía con intención curativa, la supervivencia aumenta.

Por tanto, para intentar disminuir la mortalidad de este cáncer, resulta fundamental incidir en su prevención, mediante la disminución del tabaquismo, su diagnóstico precoz y nuevos tratamientos.