La Junta de Andalucía, junto al Ayuntamiento de Jaén, inicia el análisis para la detección del virus SARS-CoV 2, causante de la Covid-19 en aguas residuales de la capital. Esta iniciativa se incluye en el Plan Andaluz de Vigilancia y Prevención de Brotes Covid-19. La Red aporta información de gran utilidad sobre la circulación del virus, facilitando la detección precoz de casos y la puesta en funcionamiento de medidas de contención si fuesen necesarias. Por ello resulta imprescindible la coordinación, colaboración y cooperación con las entidades locales.

Así lo ha desatacado la delegada territorial de Salud y Familias, Trinidad Rus, que ha acudido a la primera toma de muestras en la ciudad, junto a la Segunda Teniente de Alcalde Delegada del Área de Promoción Económica, Comercio y Mercados, Empleo y Formación Profesional, Sanidad y Consumo, María Cantos.

La Red Andaluza de Vigilancia Ambiental de Aguas Residuales puesta en marcha por la Consejería de Salud y Familias, a través de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, se basa en un sistema de alerta temprana de detención del virus a través del agua residual de las redes de saneamiento municipales. “Se realiza mediante la toma de muestras en seis puntos de control asociados a las diferentes áreas de salud, en las que se analizan unidades genómicas de SARS-CoV-2 así como otros parámetros adicionales”, ha enfatizado Rus. Los puntos de recogida se sitúan en San Bartolomé, Santa María del Valle, Faldas del Castillo, Belén, Peñamefécit y área de la depuradora de Santa Catalina.

Entre las ventajas que aporta esta Red, destaca la focalización de las medidas en áreas más concretas del municipio, evitando retrocesos innecesarios en otras zonas y la visualización de la distribución en tiempo real por áreas de la ciudad, anticipándose a los resultados de las pruebas en pacientes. De este modo, se reducen las posibilidades de transmisiones comunitarias en una localidad, así como el impacto de medidas restrictivas sobre la población y la optimización de los recursos sanitarios.

Para su funcionamiento, la Red cuenta con un Comité de Seguimiento en el que participan representantes de todas las administraciones implicadas. Dicho Comité se encarga de definir los puntos de muestreo, de elaborar un cronograma de seguimiento y de perfilar un informe por cada campaña de muestreo.

La selección de los puntos de muestreo se ha llevado a cabo través de información cartográfica por razón de densidad de población, mortalidad estandarizada, perfil socioeconómico, movilidad e incidencia de casos de Covid-19. Los análisis se realizarán en laboratorios acreditados, a elección de los propios ayuntamientos, y los resultados se elevarán a un informe semanal realizado por la Delegación Territorial, que servirá de base para la toma de medidas si fuera necesario.