El Ayuntamiento de Jaén ha terminado ya el proyecto de intervención en el edificio central de la Universidad Popular Municipal (UPM), unas instalaciones cuya falta de mantenimiento y conservación así como de adaptación a la normativa han llevado al equipo de Gobierno a planificar su acondicionamiento. El coste estimado de los trabajos necesarios para adaptar y mejorar el edificio de la Avenida de Andalucía, de unos 10.200 metros cuadrados divididos en seis plantas (semisótano, baja y cuatro plantas más) es de 610.000 euros, que se sufragarán con fondos propios de la entidad y con apoyo a las subvenciones solicitadas de mejora de eficiencia energética. El objetivo es que se proceda a su licitación a continuación de su revisión y visto bueno por el Consejo Rector del órgano, donde se explicará el proyecto al detalle.
La edil responsable de la UPM, Eva Funes, señala que los trabajos pretenden especialmente mejorar la seguridad en el teatro, donde el precario estado del cuadro eléctrico, sin toma de tierra incluso, obligó al cierre del espacio escénico una vez tuvo conocimiento el actual equipo gestor de las instalaciones de su estado. Del mismo modo, se procederá a eliminar la uralita que aún reviste el techo del teatro, un material altamente tóxico que tiene más de 30 años de antigüedad y que se había mantenido durante años en estas instalaciones a pesar de que estaba prohibido su uso.
Del mismo modo, el proyecto contempla la sustitución con criterios de eficiencia energética de la carpintería de todas y cada una de las ventanas de este edificio, desde despachos a aulas, así como el arreglo del acceso principal a las instalaciones por la Avenida de Andalucía.
“Son algunos de los principales trabajos que son necesarios hacer en estas instalaciones, que se encontraban en un lamentable estado, y más tratándose de un centro que a diario frecuentaba mucha gente de todas las edades. Solo hay que recordar cómo se impartían algunos cursos de verano en anteriores etapas”, recuerda.
“Al dar comienzo este mandato y durante la pandemia se han realizado obras para eliminar goteras, humedades, se ha pintado una buena parte del edificio que llevaba sin una capa de pintura años y años y se ha instalado el wifi. El objetivo es que cuando vuelva a abrir de cara al próximo curso podamos ofrecer unas instalaciones dignas para la gente que acuda a recibir allí su oferta formativa y de ocio”, sostiene Funes. La edil recuerda que esta intervención demuestra que este equipo de Gobierno “intenta dar dignidad a un servicio público que se impartía en condiciones muy precarias y con un sistema que hay que hacer más social y más atractivo y de este siglo. Que remodelemos esta sede es un indicador de que la UPM tiene continuidad y que también se adaptará a esa vuelta a la normalidad tras la Covid”.