El Hospital Universitario de Jaén ha implantado el uso de un chaleco identificativo, como un paso más para mejorar la seguridad del paciente y con el objetivo de reducir la posibilidad de que puedan producirse errores durante la preparación y administración de medicamentos. La iniciativa consiste en el uso de esta prenda por parte de las enfermeras, que avisan a pacientes, familiares y otros profesionales que se están preparando o administrando los tratamientos farmacológicos.

El responsable de la Estrategia de Cuidados en el Hospital Universitario de Jaén, Juan Laguna, asegura que “hay evidencia científica que nos muestra que cada vez que se interrumpe al profesional en el proceso de preparación o administración de los tratamientos aumenta la posibilidad de que pueda producirse un error”.

Laguna señala que “la administración de la medicación comprende desde que la enfermera empieza a prepararla, hasta que ésta es administrada al paciente y todo ese proceso ocupa un lapso de tiempo en el que pueden sucederse interrupciones tales como consultas de pacientes y familiares y de otros profesionales sanitarios o llamadas de teléfono; todas ellas situaciones que pueden aplazarse”.

Con el uso de los chalecos se quiere identificar claramente a quien está realizando la preparación y administración de medicación y mostrar que ese profesional sólo podría ser interrumpido en situaciones de emergencia que puedan producirse.

Antes de iniciar el uso de estos chalecos, que ya está en marcha en el Hospital de Día de Oncohematología y que se va a implantar en Cardiología y especialidades como Otorrinolaringología, Neurocirugía y Cirugía Maxilofacial, se han realizado sesiones informativas para todos los médicos, enfermeras y técnicos en cuidados, para que conozcan la medida, sus fundamentos y lo que se pretende conseguir con ello. Igualmente se ha colocado cartelería informativa, dirigida a pacientes y familiares, en las que se les pide su colaboración para el buen funcionamiento de esta medida.