El Consejo de Administración de la Sociedad Municipal de Vivienda (Somuvisa) ha tomado conocimiento hoy de la ejecución de dos proyectos encaminados a ordenar el parque de viviendas de la entidad y radiografiar además las de tipo social.
La presidenta de la entidad y edil de Políticas Sociales, Ángeles Díaz, ha explicado que se trabaja ya en la elaboración del primer inventario de viviendas, solares e inmuebles de la misma, una herramienta “de primera necesidad” para conocer qué patrimonio tiene la empresa y por ende el Ayuntamiento para poder trabajar su aprovechamiento y puesta a disposición de la ciudadanía. Junto a ello, y con el apoyo de profesionales del Plan Aire y de personal de la sociedad se ha establecido un equipo técnico conformado por un arquitecto, un administrativo, una trabajadora social y un delineante con el que se ha puesto en marcha un sistema de georreferenciación de las viviendas de tipo social, así como el estudio y seguimiento de las características socioeconómicas de su inquilinos, de tal manera que pueda “ordenarse la relación entre Somuvisa y las personas que tienen estas viviendas, algo que cuesta creer pero que no se tenía totalmente controlado durante años”, señala.
Por otra parte, en la reunión del Consejo de Administración se ha procedido a la aprobación de la devolución de varias parcelas al Ayuntamiento de Jaén que en 2011 fueron cedidas a Somuvisa para desarrollo de proyectos comerciales. Se trata esta de una atribución que no está en la razón social de la empresa, cuestión que justifica que nunca se acometiera ningún proyecto de este tipo. Igualmente, el Consejo ha dado pasos para revertir la compra-venta del solar de la calle Orcera donde en el anterior mandato y pese a la inminente anulación del PGOU, que cambiaba el uso del suelo, se impulsó un fallido proyecto de viviendas para el que además se lastró a la empresa con un préstamo de más de un millón de euros que ha habido que reintegrar. Díaz destaca el esfuerzo del actual equipo de Gobierno “por poner orden con muchísima dificultad en una empresa que nos hemos encontrado absolutamente del revés, asumiendo proyectos imposibles competencialmente y lastrada por deudas”.