El alcalde de Jaén, Julio Millán, ha visitado una de las viviendas adquiridas por el Ayuntamiento en el marco del proyecto para la recuperación y puesta en valor de la antigua iglesia de San Miguel y su entorno. Se trata de un inmueble, en la calle Misericordia, que ha conocido junto a la teniente de alcalde y concejala de Patrimonio, África Colomo, y el edil de Cultura, José Manuel Higueras, además de técnicos del área que ya han realizado las primeras mediciones y tomado los primeros datos para rescatar de esta vivienda los restos del templo escondidos en ella.
Esta casa se levanta sobre restos de la antigua parroquia, como el ábside, que es perfectamente visible desde la azotea del inmueble. En el interior de la casa también se aprecian algunos de los arcos del templo, contrafuertes y restos de pinturas originales. “Con este paso que damos, avanzamos en un proyecto ambicioso que no solo busca salvar un monumento, que está incluido en la Lista Roja del Patrimonio, sino que permitirá intervenir en todo el entorno, en las calles y plazas aledañas, para poner en valor esta parte de la ciudad lo que, en definitiva, redunda en una mejora de la calidad de vida de sus vecinos y vecinas”, ha reflexionado Millán. El alcalde ha detallado que, en el marco de la Estrategia DUSI, financiada con fondos Feder de la UE, se contemplan inversiones por valor de 4 millones de euros el templo y en todas las calles del entorno, con una posición privilegiada, entre la Judería y el eje que conforma Martínez Molina. Junto a esta intervención, otras previstas en el solar de Los Uribe, en calle Elvín y Plaza de Santiago que elevan la inversión a 11 millones de euros.
En cuanto a los trabajos que quedan por delante en la vivienda en primer lugar se realizará una labor arqueológica para conocer el valor de los elementos que se conservan y descubrir aquellos que puedan estar ocultos. Una vez superada esta fase, que se repetirá en otras de las viviendas que rodean los restos arqueológicos, hay vía libre para la musealización y recuperación, para el uso de la ciudadanía, de la antigua iglesia de San Miguel. Adquirir estos inmuebles donde los técnicos han encontrado restos de la iglesia de San Miguel, desde partes de algunas de las capillas, restos de contrafuertes, del altar, de las bóvedas de crucería e incluso de frescos, es un paso imprescindible para el desarrollo de esta acción transformadora del barrio. En este objetivo se han implicado el área de Patrimonio, el Patronato de Cultura y la Sociedad Municipal de la Vivienda (Somuvisa), que también tiene propiedad sobre algunos de ellos, para poder cerrar esta operación de recuperación del templo, cuya factura se atribuye por muchos expertos a Vandelvira.

Futuro del espacio. El Patronato de Cultura ha creado un comité de técnicos y expertos que trabajará con solvencia en un trabajo que pretende recuperar como ruina arqueológica y puesta en valor de los restos que alberga este templo, algunos incluso de la época musulmana. Forman parte de este órgano asesor inicialmente el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Jaén, Pedro Galera; el catedrático de Historia y Arqueología Medieval de la Universidad de Jaén, Juan Carlos Castillo; el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Jaén, Manuel Jódar; el arquitecto Rafael Hayas, en representación del Colegio de Arquitectos; la restauradora Teresa López; el presidente del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, José Miguel de la Torre; el historiador, experto de la parroquia de San Miguel, José María Díaz, autor de publicaciones de referencia sobre este patrimonio de la ciudad, además de Vicente Barba, coordinador de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Jaén. Además, se ha acordado la inclusión de la Asesora Técnica de Proyectos Turísticos del Ayuntamiento de Jaén, Azucena Moreno, así como el edil de Cultura, José Manuel Higueras, y la primera teniente de alcalde y concejala de Patrimonio, África Colomo.