El Ayuntamiento de Jaén destaca la colaboración entre las organizaciones sociales como Jaén Acoge, Cáritas, Cruz Roja, el Patronato Municipal de Asuntos Sociales, la Policía Local y Protección Civil para atender estos días de forma especial a las personas sin hogar mediante una seguimiento en calle debido a la ola de frío. La edil de Políticas Sociales, Ángeles Díaz, destaca la gran disposición a la colaboración de todos ellos. “Han hecho un trabajo silencioso de calle muy importante y estos días en los que el frío ha arreciado nos han ayudado a señalar varios puntos en los que se localizaban personas sin techo. En colaboración con las patrullas de Policía Local les hemos informado y les hemos facilitado el acceso al centro de transeúntes que estos días ha tenido plazas de sobra para acogerlos y que no estuvieran en calle. En el caso de aquellas personas que no quieren voluntariamente usar este recurso tanto los agentes como los voluntarios han estado proporcionándoles el acceso a otros recursos que también son necesarios y se ha dado información a entidades sociales de su localización para que pudieran servirles comida o ropa de abrigo”. Díaz ha agradecido la implicación de la Policía Local en la persona del concejal del área, Miguel Castro, especialmente sensible a este tema. “Este año en el dispositivo de atención al temporero nos han ayudado enormemente por las circunstancias sanitarias”.
En las últimas jornadas, debido a la reducción de afluencia de las personas temporeras, el albergue de la capital apenas ha tenido una quincena de alojados, ninguno de ellos ha tenido que utilizar las dependencias especialmente habilitadas para quienes acuden en horas en las que resulta imposible realizar test Covid para el ingreso. Por este motivo se ha realizado este despliegue especial para informar de que una buena parte de las plazas del centro estaban a disposición de quien las necesitara.
Junto a ello, la concejala ha querido hacer una mención especial al personal del Patronato, singularmente los trabajadores y trabajadoras del albergue, que ha terminado el periodo de activación como dispositivo temporero y vuelve a la normalidad como centro de transeúntes y unas 50 plazas “con la satisfacción de cero positivos entre el personal”. “Han puesto celo en su trabajo, han afrontado situaciones duras porque hemos sostenido a pulmón este año un dispositivo de más de 100 plazas sin más ayuda que la de las organizaciones sociales en momentos puntuales y merecen nuestro respeto porque han doblado turnos e ido más allá de su labor. Eso se llama profesionalidad y compromiso social”. La edil ha remarcado con ello el esfuerzo económico del Patronato por garantizar la seguridad de los trabajadores con las medidas a su alcance. “Probablemente son junto a las fuerzas de seguridad uno de los grupos que más expuesto ha estado al contagio. Este dato refleja que se han hecho las cosas bien, aunque nadie está a salvo de que se puedan producir contagios por mucho celo que se ponga en el trabajo ”, sostiene Díaz.