El alcalde de Jaén, Julio Millán, y el presidente de Cruz Roja, José Boyano, han mantenido hoy junto con la concejala de Políticas Sociales, Ángeles Díaz, una reunión de trabajo para establecer un protocolo de coordinación en el dispositivo temporero de la capital no solo de cara al comienzo de la campaña de aceituna sino también por la posible llegada anticipada de trabajadores buscando un tajo a la ciudad.

Julio Millán ha indicado que desde el Ayuntamiento se trabaja ya en el escenario de la anticipación en colaboración especialmente con las organizaciones sociales, en quienes se están apoyando para coordinar los recursos limitados por la crisis sanitaria en un contexto de pandemia y de previsión de gran campaña de recolección. En este sentido, Cruz Roja prestará un apoyo clave en la detección de temporeros en las calles de la ciudad, de acompañamiento hacia recursos municipales asistenciales y sanitarios de otras administraciones y del mismo modo ha brindado su mobiliario, caso de camas y otros enseres, para que el Ayuntamiento pueda contar con ellos en caso de que sea necesario habilitar algún recurso extraordinario para los temporeros. No en vano, la edil de Políticas sociales, Ángeles Díaz, ha señalado que de las 170 plazas que el dispositivo temporero de la capital dispone habitualmente, este año por las restricciones de la pandemia el aforo se sitúa en 56 (un tercio del total). De ellas, sin haber comenzado oficialmente la campaña, fijada por el foro provincial de la inmigración que preside la Junta para el 9 de noviembre, ya están ocupadas 30 por personas en su mayor parte de un perfil temporero.

Millán ha señalado que este año más que nunca es necesaria una especial coordinación entre administraciones y que “todos en mayor o menor medida tenemos la obligación de arrimar el hombro”. “He reivindicado la importancia de tener un dispositivo provincial, que debe planificarse y que tenemos que contar con el mayor número de recursos posible en la provincia. Nosotros como capital estamos haciendo nuestro trabajo y de ahí la coordinación también con nuestras organizaciones como Cruz Roja, sin cuyo apoyo esto no sería posible, del mismo modo que ha sido fantástica la relación durante el estado de alarma”.

Por su parte, el presidente de Cruz Roja, José Boyano, ha destacado que la organización está preparada para atender la llegada de temporeros gracias al equipo humano técnico y de voluntarios que la entidad pone en marcha. Ha puesto de relieve la circunstancia especial de que este año puedan no ponerse en marcha todas las plazas disponibles en la provincia en años anteriores y ha destacado que cruz Roja movilizará sus recursos en función de los puntos en los que pueda necesitarse un mayor apoyo. No en vano, los voluntarios de cruz Roja están desde marzo en formación continua para gestionar las atenciones a personas si hogar y en esta campaña a temporeros bajo el contexto específico de la Covid-19. Por su parte, Ángeles Díaz ha detallado que Cruz Roja va a jugar un papel clave en la detección en esta campaña de los temporeros que puedan encontrarse en la calle para que puedan realizar la labor de acompañamiento e intermediación necesaria para que dispongan de un lugar de acogida, muy importante en estos momentos de pandemia.