“La voz de una provincia” es el título de la escultura que en el Palacio Provincial recordará para siempre los primeros 40 años de ayuntamientos y diputaciones democráticos. El presidente de la Diputación, Francisco Reyes, ha inaugurado junto al alcalde de Jaén, Julio Millán, y al autor de esta obra, el jiennense Rafael Cámara de la Cruz, el monumento conmemorativo de este aniversario y que resultó ganador del concurso de ideas convocado por la Administración provincial al que se presentaron 19 propuestas realizadas por estudiantes de las tres escuelas de arte de la provincia de Jaén, José Nogué (Jaén), Gaspar Becerra (Baeza) y Casa de las Torres (Úbeda). “Esta escultura es un reconocimiento a los 7.252 concejales y concejalas, a esos 588 alcaldes y alcaldesas, que a lo largo de estos 40 años han pasado por los municipios de la provincia de Jaén, y también a los diputados y diputadas que han estado en la institución provincial en este periodo de tiempo. Una escultura, La voz de una provincia, que se ubica en la casa de la provincia, el ayuntamiento de los ayuntamientos de la provincia de Jaén”, ha destacado Reyes.

El presidente de la Diputación ha recordado que en el pasado 2019 se conmemoraron las primeras cuatro décadas de aquellas primeras elecciones municipales del 3 de abril de 1979, y en torno a este aniversario, la Administración provincial organizó un programa especial con más de un centenar de actividades “con las que queríamos rendir un homenaje a aquellos y aquellas que a lo largo de 40 años de ayuntamientos democráticos han trabajado para cambiar los pueblos y ciudades de la provincia. Nuestros pueblos tienen problemas y dificultades, porque el municipalismo es una tarea por definición inacabada, pero no se parecen en nada a los que nos encontramos en 1979”.
Una de estas actividades fue un concurso de ideas para crear una escultura conmemorativa de este aniversario. Entonces, el jurado, presidido por el catedrático de Historia del Arte, Pedro Galera, eligió como proyecto ganador el presentado por Rafael Cámara de la Cruz, alumno de la Escuela de Arte José Nogué, de Jaén. El propio autor ha explicado que “la escultura representa la libertad del autogobierno. Se conforma con un pilar, que simboliza la democracia y que sostiene una urna que juega con el espacio, ya que es un acto transparente, de donde surge una espiral de votos que conforme se eleva se transforma en un ave que representa la libertad”.

La escultura, de 180 centímetros de altura, está realizada en mármol de color blanco para la columna y finaliza con una superficie rojiza de acero sobre la que se sostienen los votos en latón. El alcalde de Jaén, en representación del resto de ediles de la provincia, ha puesto el acento en el mensaje que este monumento traslada a la ciudadanía. “Muchos no hemos vivido el proceso de transición a la democracia y viendo esta obra podemos recordar de dónde venimos, que no siempre fue así, y destacar el papel de los ayuntamientos para avanzar y alcanzar los logros que tenemos en nuestra sociedad y en nuestras ciudades”, ha señalado Julio Millán.