La coordinadora del Grupo Parlamentario Socialista, Ángeles Férriz, lamenta el “retroceso” que las ayudas a la Dependencia están experimentando con la Junta de PP y Ciudadanos. “Las derechas nunca han creído en esta ley y desde luego lo están demostrando en estos meses con su indolencia y desinterés en potenciar el sistema”, reprocha.

Férriz denuncia que la Junta mantiene a cerca de 10.000 personas en lista de espera en la provincia de Jaén y eso a pesar de que prometió un ‘plan de choque’. La realidad es que hay casi 4.000 personas esperando ser valoradas y que hay más de 5.700 con la valoración hecha pero todavía esperando las prestaciones.

La parlamentaria socialista señala que actualmente hay 26.239 personas atendidas en Jaén, 224 menos que en 2019, un mal dato que “demuestra que con PP y Ciudadanos vamos para atrás como los cangrejos”. En el conjunto de Andalucía se atienden a 516 personas menos que en diciembre de 2019, lo que significa que la provincia de Jaén concentra el 44% de la bajada en el número de atendidos en toda la comunidad autónoma. A esto hay que sumar que hay 266 personas menos atendidas por teleasistencia y que se han perdido 122 plazas en atención residencial y centros de día y noche.

“Ha sido un semestre de claro retroceso en materia de Dependencia y esto, en la situación especial de pandemia en la que nos encontramos, habla de la insensibilidad de esta Junta de derechas. Cuando más hay que reforzar las políticas sociales, mayor es el abandono que practican PP y Ciudadanos”, resume.

Férriz insta a Moreno Bonilla a que “asuma de una vez su responsabilidad y tome el mando de la situación en Andalucía, porque es su obligación”. Le exige que refuerce las políticas sociales y que apueste de verdad por la Ley de Dependencia, “no como cuando era secretario de Estado en el Gobierno de Rajoy y su máxima obsesión era dinamitarla”.

Asimismo, le reclama que incremente los recursos y las medidas para mejorar la situación en las residencias de mayores, así como que desbloquee la atención primaria para que los centros de salud puedan volver a estar operativos al 100%, “que es lo que está demandando la sociedad andaluza”.

“Es indignante lo que el PP está haciendo con la sanidad pública, bloqueando las citas y dificultando la comunicación con los centros de salud, todo ello con su clásico objetivo de deteriorar el servicio y empujar a la ciudadanía a la sanidad privada. A quienes puedan pagársela, claro. Es la derecha en estado puro”, sentencia.