Las obras de emergencia que la Delegación Provincial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico ejecuta en la Iglesia de Santa Catalina Mártir de Jaén, también conocida como de Santo Domingo, han descubierto restos de un pórtico que podría pertenecer al antiguo conjunto palaciego islámico ubicado en la zona. Se trata de yeserías que podrían formar parte de las arquerías profusamente decoradas que darían paso a uno de los pabellones del conjunto palaciego.

En las excavaciones realizadas en solares colindantes (el Centro de Día de la calle Santo Domingo y el Palacio de los Uribe o el colegio San Vicente de Paúl) se habían documentado restos de este complejo arquitectónico. Sin embargo, las yeserías halladas son únicas hasta el momento en la ciudad de Jaén, y destacan por su riqueza decorativa y el nivel de conservación que presentan.

“Se trata de un importante hallazgo, que cada día nos brinda nuevas y buenas noticias, porque los restos son muy profusos y, aunque aún es pronto, podrían permitir reconstruir una crujía prácticamente completa. Se está examinando alternativas para decidir el mejor modo de extraer las yeserías a fin de asegurar su conservación y su traslado al Museo Provincial. Mientras tanto continúan las excavaciones que, por motivos de seguridad, no pueden visitarse” destaca el delegado territorial, Jesús Estrella.

Las obras se ejecutan desde mediados del mes de junio, con una inversión de 93.617 euros que la Consejería de Fomento lleva a cabo dentro del 1% cultural, es decir, se nutre del 1% de todas las obras que la Junta acomete por importe superior a un millón de euros. Consisten en la rehabilitación del forjado del camarín de la capilla lateral izquierda de la cabecera, la sopanda del forjado del camarín, la consolidación de los elementos salientes de la portada de Alonso Barba, la consolidación y restauración del último cuerpo de la torre de la espadaña, la sustitución de malla de gallinero en las carpinterías bajo cubierta y huecos del coro, así como la Inspección y reparación de las cubiertas de teja, canalones y bajantes. Asimismo, dentro de los trabajos, se llevado a cabo una intervención arqueológica necesaria, al tratarse de un Bien de Interés Cultural (BIC), que se inició el 1 de julio y ha resultado en el descubrimiento de los restos de yeserías.

Durante las excavaciones también se han documentado restos arqueológicos relacionados con la construcción de la iglesia, datados entre los siglos XIV y XVII, que se superponen a importantes vestigios de los palacios almohades (siglo XII-XIII) que existieron en la actual manzana de Santo Domingo. Los extensos derrumbes se pueden interpretar como restos de las demoliciones necesarias para la ampliación renacentista de la iglesia de Santa Catalina Mártir, conocida como de Santo Domingo por formar parte del convento de los Dominicos.