Jaén tiene que evolucionar en su mentalidad y necesita una “revolución verde” con miras al futuro, para ser una ciudad agradable y atractiva para pasear y fomentar la vida en sus calles. Así de claro lo afirman desde la plataforma ciudadana ‘Jaén Merece Más’, que recuerda que su lucha no es sólo por las autovías, trenes o infraestructuras, sino también poner en claro que hay que desarrollar un modelo de ciudad habitable y cómoda. Es una premisa que comparten la totalidad del cerca de centenar de colectivos que se aglutinan en dicha plataforma. Y, entre dichos objetivos, quieren una ciudad verde y con árboles “porque los árboles no sólo son importantes medioambientalmente en todos los aspectos, sino que además contribuyen a crear condiciones de vida social que inviten a las personas a salir a la calle y contribuiría a fomentar el consumo en comercios, bares, actividades culturales, etc”, afirman.
Por ello, en septiembre quieren reunirse con el alcalde de la ciudad, Julio Millán, para que cambie el modelo de ciudad en esta materia y que en los últimos años ha consistido en la creación de plazas duras, sin apenas vegetación, y la renovación superficial de calles sin que se hayan previsto intervenciones integrales en el subsuelo para acometer el desvió de servicios que hubieran permitido plantar arboledas en el acerado. Así, desde ‘Jaén Merece Más’ advierten de que fue un error del anterior equipo de gobierno no trasladar dichos servicios (conducciones de electricidad, agua, etc.) bajo la calzada de la calle Dr. Eduardo Arroyo, lo que habría permitido plantar árboles de gran porte en las aceras “para generar belleza, oxígeno y animar a los jiennenses a caminar por dicha vía”. De hecho, la plataforma llama a los políticos a tener más miras de futuro por la ciudad porque ya hay destacado dirigentes públicos que están diciendo que en Jaén no se pueden sembrar árboles porque restan sitio al peatón, algo que la plataforma desmonta diciendo que los maceteros de Eduardo Arroyo y otras vías tienen un diámetro mayor al del tronco de un árbol. Tampoco entienden las excusas de quienes dicen que las ramas molestarían a las viviendas, puesto que los árboles desarrollan las mismas hacia el centro de la calzada buscando la luz, además de poderse dirigir con podas controladas. El coste económico tampoco lo consideran un problema pues, si bien todos sabemos de la asfixia financiera de las arcas municipales, también es cierto que pueden buscar fondos en otras administraciones, volver a pedir a la Junta la deuda de árboles por la tala que conllevó el tranvía, así como apoyarse en programas internacionales para la mejora del Medio Ambiente, como el Proyecto “LIFE” europeo.
Desde ‘Jaén Merece Más’ van a pedir al alcalde un cambio de mentalidad en la concepción de la ciudad, de manera que remodelar las calles no consista en algo meramente superficial, sino que se aborde un cambio estructural con vistas al futuro y una apuesta por lo verde, basta conocer que el asfalto de una calle a pleno sol acumula 66 grados centígrados y la acera 59, frente a una reducción a 33 grados en ambos casos si esas superficies tuvieran sombra de arbolado. “Poca gente en Jaén entiende que se reformen calles como Dr. Eduardo Arroyo, Millán de Priego o Carrera de Jesús, con anchura suficiente en muchos de sus tramos para plantar árboles de gran porte, y se haya seguido apostado por una ciudad de hormigón, cemento y calor, lo que la hace desapacible y vacía de vida”, matizan. Y terminan ejemplificando con la nueva acera al centro comercial, que tampoco dispone de árboles pese a ser un proyecto nuevo y con espacio más que de sobra.