La Diputación, a través del acuerdo suscrito con las organizaciones sindicales de ámbito provincial, UGT, CCOO y CSI-CSIF, pone en marcha un nuevo Plan de Formación para Municipalistas que este año contará una oferta formativa de 30 cursos y 25 especialidades, en los que podrán participar cerca de 800 empleados públicos de la administración local de nuestra provincia. Noventa y cinco ayuntamientos y la propia Diputación se han adherido al programa, que tiene previsto ejecutarse desde septiembre de 2020 a febrero de 2021. En total, serán más de 900 horas de formación.

Gracias a este programa, que cuenta con la aportación principal de la Diputación, los trabajadores públicos desarrollarán “sus competencias profesionales, facilitando la modernización de las entidades locales, e incidiendo directamente en la mejora de la calidad de los servicios que se prestan a la ciudadanía”, ha destacado la vicepresidenta segunda y diputada de Economía, Hacienda, Asistencia a Municipios y Recursos Humanos, Pilar Parra.

De este modo, la Diputación ofrece a sus empleados y a los de los ayuntamientos programas de formación adaptados a su entorno laboral y sus tareas dentro de los organismos en los que trabajan. “Las administraciones públicas deben situar el aprendizaje entre sus ejes estratégicos clave, garantizando así la adaptación de la organización a los cambios culturales, económicos, normativos, sociales, tecnológicos y de toda índole. Una organización que no aprende al ritmo de los cambios que se producen en su entorno no puede cumplir sus objetivos de servicio a la ciudadanía”, añade la vicepresidenta segunda, que incide en la apuesta de la Diputación “por el aprendizaje permanente y por reforzar la cooperación y la asistencia técnica a los municipios, manteniendo el esfuerzo de inversión en formación del capital humano”.

El programa comprende un catálogo de cursos de gran diversidad temática, para alcanzar así a los distintos perfiles profesionales que trabajan en las administraciones locales. De este modo, se presentan actividades relacionadas con la adaptación a las nuevas disposiciones que afectan al marco legal; la transformación digital de las administraciones; los retos provocados por la sostenibilidad y el cambio climático en los municipios; la mejora de la calidad de los servicios municipales y el desarrollo profesional de los empleados.

También se ofrecen acciones orientadas a la innovación en formación y la gestión del conocimiento o al fomento de los valores de servicio público de la administración. Junto a ellas, este año se han incluido formaciones que pretenden impulsar la renovación tecnológica de la administración y consolidar las oportunidades que esta crisis del Covid-19 ha revelado, donde la informática ha demostrado tener un papel tan importante. En suma, se ofrecerán cursos agrupados en una decena de áreas temáticas: urbanismo y medio ambiente, jurídico-procedimental, igualdad y bienestar social, promoción económica y empleo, cultura, informática, desarrollo de habilidades profesionales, prevención de riesgos laborales, habilidades directivas e idiomas.

Como novedad, el Plan de Formación 2020 adaptará su modelo de organización al contexto actual del Covid-19, propiciando además que la formación alcance a todos los rincones de la provincia. De este modo, se ha previsto el impulso y refuerzo de las metodologías de formación a distancia, en detrimento de las de carácter presencial que quedarán para casos concretos y con las medidas de protección establecidas por las autoridades sanitarias.