El alcalde, Julio Millán, y el concejal de Deportes, Carlos Alberca, han visitado las instalaciones de la piscina de verano de Las Fuentezuelas donde hoy se daban los últimos retoques para la apertura del que es el principal complejo de baño de la capital a partir de mañana. El aforo reglamentario queda reducido al 75% de la capacidad de la piscina, lo que supone hablar de una oferta de 1.249 plazas para los jiennenses que quieran escapar por unas horas del calor y darse el primer chapuzón del verano en estas instalaciones. La previsión es que las piscinas estén abiertas inicialmente hasta el 7 de septiembre, aunque se trata de una fecha abierta, con la idea de adaptarla a las condiciones climatológicas de la capital y con la posibilidad de prolongar el funcionamiento si fuera necesario.

El alcalde ha destacado el trabajo realizado a contrarreloj por el Patronato para tener lista esta piscina, una de las más demandadas por los jiennenses por su configuración. En este tiempo y una vez levantado en junio el estado de alarma por la Covid se ha trabajado en la adecuación del enlosado de la zona de playa de la piscina, unas baldosas de gran tamaño que presentaban deficiencias de hace muchos años y se ha acometido la renovación de los vestuarios que se encontraban en muy mal estado de conservación. Del mismo modo, se ha establecido un protocolo de seguridad similar al resto de piscinas que funcionan desde la semana pasada, como son las de La Salobreja y Las Fuentezuelas. El coste de la intervención ha rondado los 40.000 euros.

Entre las medidas en las piscinas están la creación de un circuito de entrada y salida a las piscinas para garantizar la distancia mínima de seguridad, al igual que ocurre en las zonas de vestuarios; la dotación de geles hidroalcohólicos y dispensares de jabón en puntos estratégicos para la limpieza de manos; la higienización de las instalaciones al menos cuatro veces al día o la compartimentación de las zonas de descanso de los bañistas, para evitar aglomeraciones.