Durante la crisis sanitaria, la paralización de la actividad económica en el país ha provocado que muchas familias se encuentren en situación de desempleo. En algunos casos, la situación es aún más crítica al perder por completo los ingresos que mantenía a las familias a flote.

Ante esta situación de emergencia es indispensable que la solidaridad se haga presente en nuestras ciudades, para ayudar a aquellas personas que están pasando necesidad en estos momentos. Por este motivo, Clece, a través de Corazón y Manos, está promoviendo la recogida de alimentos en diferentes localidades de la comunidad andaluza, con el compromiso de ayudar al entorno más cercano, donde más se necesita.

De esta forma, Cáritas Diocesana de Jaén cuenta con la donación de 2.856 kg de alimentos, que tienen como destino el Programa de Mujer. Esta cantidad de comida ha llegado a través de la aportación de auxiliares y familiares de usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio de la provincia, y se ha visto complementada por la donación de la asociación Corazón y Manos, que promueven empleados de Clece. Tal y como asegura David Cobo, gerente de Clece en Jaén, “los compañeros y compañeras de Clece en Jaén han demostrado con este gesto su compromiso de ayuda hacia aquellas personas que más lo necesitan”.

Durante una semana, tanto trabajadores y trabajadoras como familiares de usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio de Jaén, gestionado por Clece, han ido aportando su granito de arena hasta llegar a la cantidad donada. El secretario general de Cáritas Diocesana de Jaén, Diego Jiménez, agradece todas y cada una de las aportaciones realizadas, que permitirán aliviar la situación de mujeres en situación de exclusión. “A pesar del panorama desolador para muchas familias, que se han visto muy afectadas por la pandemia, este periodo también ha hecho brotar múltiples gestos de solidaridad, que demuestran la preocupación por quienes peor lo están pasando. Nuestra más sincera gratitud por cada uno de esos gestos que nos hacen crecer como personas y como sociedad”, manifiesta Jiménez.

Al igual que en Jaén, esta acción se está realizando en otras provincias donde Clece tiene presencia como Málaga, Córdoba o Sevilla.

Clece, con una plantilla de más de 85 000 empleados en España, Portugal y Reino Unido, trabaja para mejorar la calidad de vida de más de un millón de personas a través del mantenimiento y limpieza de edificios, cuidado de entornos urbanos como parques y jardines y gestión de servicios sociales como residencias para mayores, escuelas infantiles y el Servicio de Ayuda a Domicilio. En Jaén, además del Servicio de Ayuda a Domicilio de la Diputación provincial, también gestiona la limpieza de los hospitales del SAS en la provincia, los SAD de Úbeda y Andújar, la Escuela Infantil Cuentacuentos de Castellar o la Residencia de Adultos Virgen de la Villa en Martos, entre otros.

El éxito de Clece no reside solamente en su modelo de negocio diversificado, sino en su fuerte compromiso social. Fruto de esta inquietud surge en 2017 la Asociación Corazón y Manos por iniciativa de un grupo de trabajadores de la empresa. Esta asociación tiene la misión de apoyar a personas en situación de emergencia social del entorno más cercano, contribuyendo al bienestar, a través de proyectos solidarios. Corazón y Manos también colabora con asociaciones del Tercer Sector en la atención a colectivos socialmente vulnerables, como personas en riesgo de exclusión social o víctimas de violencia de género.