Los secretarios generales de UGT y Comisiones Obreras en Jaén, Manuel Salazar y Francisco Cantero, respectivamente, han mantenido esta mañana un encuentro con la subdelegada del Gobierno de España, Catalina Madueño, con el objetivo de conocer las situaciones en las que se pueden desarrollar los derechos de reunión y manifestación en los casos en los que se planteen conflictos laborales, en el actual contexto de levantamiento gradual de las restricciones del estado de alarma implantado contra la pandemia de coronavirus Covid-19.

En el transcurso de dicha reunión, la subdelegada del Gobierno ha recordado a ambos secretarios generales las necesarias observaciones que se deben tener en cuenta ante el ejercicio del derecho de reunión, con el fin de garantizar el orden público y la seguridad ciudadana, así como la salud de todos los participantes.
En este sentido, Madueño ha destacado que la propuesta de mantener una reunión con la Subdelegación ha partido de los propios sindicatos, una cuestión que ha calificado como “un signo de salud democrática”. “Con este tipo de iniciativas se muestra un sentido de la responsabilidad que está muy lejos de otras manifestaciones espontáneas que no siguen los cauces establecidos”.
EL DERECHO DE REUNIÓN EN EL ESTADO DE ALARMA
Madueño ha recordado que el Decreto 463/2020, de 14 de marzo, sobre el estado de alarma, y sus posteriores ampliaciones, recoge que el derecho de reunión se mantiene durante el período de vigencia del mismo, aunque con las limitaciones que, por razones de salud pública, hay que tener presente en todo momento ante la posible propagación del Covid-19.
Así, ha recordado la subdelegada a los líderes provinciales de UGT y CCOO que los convocantes de cualquier manifestación deberán cumplir las medidas orientadas a preservar la salud de los participantes, en consonancia con las recomendaciones sanitarias recogidas en las órdenes SND/414/2020, de 16 de mayo de 2020, y SND/422/2020, de 19 de mayo de 2020, manteniéndose en todo momento las distancias físicas de seguridad de, al menos, dos metros y el uso de mascarillas, cuyo uso es, en estos momentos, obligatorio, tanto en la vía pública como en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público cuando no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal.
Asimismo, Catalina Madueño ha indicado que los responsables del buen orden de las reuniones o manifestaciones son los organizadores de las mismas y que, entre las medidas que deberán adoptar, se encuentran las de dejar expeditos los pasos para los transportes públicos y servicios de emergencia y la de atender las instrucciones de las Fuerzas de Seguridad, ya que, en el caso de que se alterasen las medidas de seguridad y protección sanitaria, dando lugar a un riesgo evidente para la salud de las personas, se procedería por parte de estos a su disolución.