La subdelegada del Gobierno de España en Jaén, Catalina Madueño, ha destacado que las medidas específicas impulsadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación aseguran la viabilidad del olivar y mejorarán la situación de un sector básico para la provincia. Así lo ha señalado tras conocer la batería de diez propuestas concretas diseñadas por el departamento del ministro Luis Planas y que pretende hacer frente a la situación de bajos precios que sufren los olivareros.

“Lo que el Gobierno de España está demostrando es compromiso y mucho trabajo consensuado con las organizaciones agrarias y con los representantes de los diferentes eslabones de la cadena de producción y comercialización para conseguir que el olivar tradicional tenga futuro y, por consiguiente, mantener el motor económico de nuestra provincia, porque no hay que olvidar que este cultivo es de vital importancia para el medio rural”, ha señalado Catalina Madueño.

Al respecto, la subdelegada ha señalado que las medidas específicas dan respuesta a muchas de las demandas planteadas por el sector, como la propuesta de una autorregulación voluntaria de la producción para las cooperativas, que suponen el 67 por ciento de la producción de aceite de oliva, para inmovilizar hasta el 10 por ciento de su producción cuando las disponibilidades para una campaña sean muy elevadas. “Es una medida encaminada a la regulación de la oferta y la demanda, a corregir ese desajuste estructural que es lo que nos ha llevado a la crisis de precios y a la pérdida de rentabilidad actual”, ha explicado.

Catalina Madueño ha insistido en que todas las propuestas están encaminadas a aumentar la fortaleza estructural del sector y a incrementar la promoción tanto en el mercado interior como en el exterior. Así, la subdelegada del Gobierno ha señalada la intención del Ministerio de Agricultura de articular iniciativas para apoyar la reestructuración del olivar tradicional para reducir los costes de producción. “A través de los fondos de desarrollo rural se puede incentivar cambios estructurales que pongan en valor su producción y aminoren sus costes”.

Otras de las medidas impulsadas por el departamento de Luis Planas están relacionadas con la futura Política Agraria Común (AC) y pasan por el desarrollo de un programa específico de apoyo al sector del aceite de oliva, que esté dotado con fondos a través de la ayuda básica, con capacidad para regular la oferta, así como para incentivar la calidad y la promoción.

En este sentido, Madueño ha expresado que el Gobierno dialoga, pero que también actúa y pone sobre la mesa una serie de medidas concretas. “Nos piden desde el campo que pasemos de las palabras a los hechos, que empecemos a hablar desde el BOE. Y es lo que hacemos con el conjunto de medidas de choque que tendrán un impacto importante”, ha agregado.

La subdelegada ha enumerado esas iniciativas concretas impulsadas también en los últimos meses, como la prohibición de la venta a pérdidas a través de la reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria; la inclusión de la referencia del precio de producción en los contratos entre agricultores, la industria y la distribución; la prohibición de las prácticas desleales para la producción de los agricultores, la mejora en la estructuración de la oferta para que esta pueda ser más potente y la reducción de 35 a 20 los jornales en el campo para poder acceder al subsidio agrario por desempleo y renta agraria.