La consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, ha anunciado en el Pleno del Parlamento andaluz el desbloqueo de las obras para la finalización de la conexión de la Autovía del Olivar con la Autovía Bailén-Albacete (A-32), más de tres años después de que saliera a licitación. Su adjudicación forma parte de los contratos que, por un montante de 115 millones de euros, han reactivado esta Consejería desde que se levantó la paralización de la contratación pública decretada en el inicio del Estado de Alarma.

“Gracias a esa rectificación se han podido reactivar proyectos que están creando empleo –a razón de unos 1.400 puestos de trabajo sólo en el último mes–, y mejorarán las infraestructuras de Andalucía”, ha recordado la consejera, que ha ahondado en la idea de que el sector de la construcción es de los que mejor está haciendo frente a esta crisis, como así avalan los datos del paro de esta semana, al contribuir con cerca de 11.000 desempleados menos en Andalucía.

Marifrán Carazo ha indicado que se ha adjudicado la terminación de la Autovía del Olivar en la conexión de la A-316 con la A-32 y la mejora del enlace oeste de Baeza por 1.087.431 euros. Su contratación se ha resuelto después de una tramitación atascada desde su licitación en febrero de 2017 y que el actual Gobierno andaluz consiguió resolver hace unos días.

Con esta obra se plantea la duplicación del enlace de la A-316 con la A-32 (Bailén-Albacete). El objetivo es unir ambas con una vía de alta capacidad y dar respuesta a los 18.000 vehículos diarios que precisan enlazar la Autovía del Olivar con la A-32. La actuación incluye la ampliación de las glorietas de acceso a la A-32, que permitirá la construcción de cuatro carriles, dos en cada sentido, para que los usuarios disfruten de una vía más segura y moderna. Su adjudicación supone una apuesta más del Gobierno andaluz por la Autovía del Olivar que se suma a la reciente licitación, también en mayo de la actualización del proyecto de construcción del tramo entre Martos y la A-6051, en Alcaudete.

Marifrán Carazo ha incluido estas dos actuaciones dentro del paquete de inversiones en infraestructuras que se han retomado para contribuir a la recuperación económica a través de la obra pública. Desde que se levantaron las suspensiones de los procedimientos de contratación pública, paralizados desde el 14 de marzo por el Estado de Alarma decretado por el Gobierno Central, la Junta de Andalucía ha movilizado 115 millones de euros en expedientes para la construcción de infraestructuras y rehabilitación de viviendas.

La consejera ha hecho un repaso de algunas de las procesos reanudados, tales como las ampliaciones de los metros de Sevilla, Málaga y Granada; la segunda fase de las obras de accesos al PTA de Málaga; los proyectos de ampliación de la carretera Almonte-Matalascañas, en Huelva; los contratos necesarios para la puesta en servicio del tranvía de la Bahía de Cádiz o la urbanización de la primera fase del sector San Roque del Área Logística de Algeciras.

También ha mencionado obras que se han podido iniciar tras años de espera, como la del viaducto de la Autovía de Acceso Norte a Sevilla, en terrenos de Pago de Enmedio, que cuentan con un presupuesto de más de 18 millones, o la remodelación del primer tramo del eje Arabial-Palencia, que era una de las actuaciones compensatorias pendientes de la obra del Metro de Granada.

Igualmente, se incluyen otros muchos contratos que se han licitado “en tromba”, como la rehabilitación del puente de Villa del Río (Córdoba), la mejora de la seguridad vial en carreteras como la A-339 a la altura de Priego de Córdoba o la A-358 en El Ejido (Almería); obras de integración puerto-ciudad en Punta Umbría, Garrucha o La Bajadilla; o los once millones de euros destinados a la rehabilitación de casi medio millar de viviendas en alquiler del parque público de la agencia AVRA.