La Diputación Provincial de Jaén acaba de reabrir el plazo de cara a que los consistorios jiennenses puedan solicitar subvenciones para adquirir nuevos equipamientos informáticos. En un momento en el que debido a la crisis sanitaria, el teletrabajo ha sido una de las opciones más utilizadas por las administraciones para poder seguir prestando sus servicios a la ciudadanía, la Corporación provincial vuelve a poner en marcha esta convocatoria que, como avanza la vicepresidenta tercera y diputada de Gobierno Electrónico y Régimen Interior, África Colomo, “está dotada con 200.000 euros y se podrá acceder a la misma hasta el próximo 3 de julio”.

Esto será así porque aunque esta línea de ayudas se publicó en marzo “en el marco del eje estratégico Jaén, provincial digital, dicha convocatoria se vio afectada por la suspensión de los plazos administrativos como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19”, según explica Colomo, quien precisa que “una vez que se ha levantado la suspensión de estos plazos administrativos por parte del Gobierno de España, hemos procedido a ampliar el plazo para solicitar estas ayudas, por lo que los ayuntamientos podrán acogerse a esta convocatoria hasta el día 3 del próximo mes”.

Un total de 42 ayuntamientos jiennenses se beneficiaron en 2019 de estas subvenciones que concede la Diputación y que se entregan a los municipios para que compren equipos informáticos, de tal forma que puedan integrarse en las plataformas que se desarrollan en el marco de la estrategia Jaén, provincia digital, como son el modelo de Ayuntamiento Digital (MOAD-H) y el Open Local.

La diputada de Gobierno Electrónico y Régimen Interior subraya la importancia que tiene esta mejora técnica por parte de las entidades locales para que “los ayuntamientos no solo puedan cumplir con la normativa vigente, sino también adaptarse a este proceso de transformación digital imprescindible a día de hoy”. Los consistorios interesados en solicitar estas subvenciones podrán adquirir diferentes equipamientos, entre los que se encuentran ordenadores, servidores, escáneres, licencias de software, impresoras, discos duros, proyectores, pantallas y monitores, USB o tablets, “un material con el que, en definitiva, se pueda facilitar y mejorar la prestación de los servicios públicos a la ciudadanía”, concluye África Colomo.