La delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Soledad Aranda, ha acompañado a pastores que realizan ahora el proceso de trashumancia para subir con el ganado desde Sierra Morena hasta la Sierra de Segura en busca de pastos durante el verano. Precisamente, ahora el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas ofrece imágenes singulares en las que se divisan rebaños de ovejas, cabras y vacas atravesando los montes para refugiarse de las altas temperaturas y encontrar lugares con más forraje. Soledad Aranda ha aprovechado el fenómeno de la trashumancia para acompañar a algunos ganaderos, escuchar sus necesidades y explicarles las nuevas líneas de incentivos que ha puesto en marcha la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, que cuenta con una línea de ayudas para brindar apoyo a la ganadería extensiva en estos momentos tan delicados.

Soledad Aranda explica que se trata de una línea de incentivos que se ha puesto a disposición del sector andaluz por primera vez este año a pesar de estar programada en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020. Se trata de una de las diversas medidas activadas por la Junta de Andalucía para ofrecer respaldo a un sector especialmente dañado por el cierre del canal Horeca (Hostelería, Restauración y Cafeterías), lo que ha conllevado una significativa bajada de las ventas de carne. “El presupuesto de estas ayudas, que cuenta con 40 millones de euros, es una muestra más del compromiso del Gobierno de Andalucía con este sector, ya que supone aumentar la dotación inicialmente prevista para la ganadería a más del doble. En concreto, el Plan de Desarrollo Rural contemplaba únicamente una dotación de 15 millones de euros para este fin durante el período de cinco años que se aplica siempre a las agroambientales al conllevar el compromiso de mantener las prácticas sostenibles durante un plazo mínimo de un lustro”, ha explicado la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

De ahí que, al llevar a la práctica un respaldo público que, hasta ahora, sólo había sido una previsión incluida en la programación plurianual de los fondos de desarrollo rural, el actual Ejecutivo andaluz ha elevado hasta 8 millones de euros al año una cantidad que, si se hubiera ajustado a lo preestablecido en el PDR del marco vigente, se habría quedado en 3 millones de euros anuales.

“Esta apuesta de la Consejería por destinar el mayor volumen posible de recursos económicos al respaldo a los ganaderos andaluces es, por lo tanto, un ejemplo de su proactividad a la hora de buscar soluciones en el ámbito de sus competencias para facilitar, en todo lo posible, que los productores de la Comunidad Autónoma puedan hacer frente a los desafíos que supone salir adelante de esta crisis sanitaria”, afirma Soledad Aranda.

La delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Soledad Aranda, también se refiere a la convocatoria de ayudas para las razas autóctonas, a las que se pueden acoger buena parte de los ganaderos jiennenses, como es el caso de los criadores de cordero segureño, entre otros.

Además, a estas ayudas se suman otras subvenciones a las que también pueden acogerse los productores de bovino y ovino-caprino, especialmente afectados por las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, como aquellas destinadas a la ganadería ecológica y que se han prorrogado un año para cubrir las necesidades de los productores en 2020.