El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Jaén ha exigido a la Gerencia del Hospital Universitario de Jaén que extreme los controles de seguridad en cuanto al material de protección que se les aporta a los profesionales sanitarios, más aún tras la nueva retirada por parte del SAS de un tercer modelo de mascarillas defectuosas en una misma semana.

El Sindicato recuerda a la Gerencia de este hospital que es suya la responsabilidad de surtir a los profesionales de los materiales adecuados y correctamente verificados, independientemente de su procedencia, ya sea del Ministerio de Salud, de la Junta de Andalucía, de la Central de Compra Provincial o bien de donaciones.

SATSE denuncia que las mascarillas del modelo INUAN KN95 retiradas la pasada semana al no cumplir como FFP2, se incorporan a los modelos también retirados Elite Respitator Eb09.049 y KN95 Mask (Purvigor) , y a las “Garry Galaxy” que también se retiraron hace ya dos semanas.

Ante esta situación de caos y desprotección de los profesionales, SATSE vuelve a reclamar que, de forma inmediata se identifique a los trabajadores que han utilizado dichas mascarillas para determinar su aislamiento preventivo hasta que se les realice el correspondiente test diagnóstico para determinar si se han contagiado de Covid-19.

Tras las quejas presentadas por el Sindicato de Enfermería en Mesa Sectorial, el SAS se ha comprometido a analizar muestras de todos los materiales antes de entregarlos a los profesionales, aunque formen parte del listado aprobado por CNMP (Centro Nacional de Medios de Protección), no sólo los que presenten dudas en sus indicaciones o una documentación incorrecta.
Debido a la falta de suficientes equipos de protección y distribución de material defectuosos de manera reiterada, los profesionales están absolutamente indignados, irritados, frustrados y desconcertados, es tal la inseguridad y el estrés que esto genera en los sanitarios.

Para SATSE, la credibilidad de los profesionales hacia la Administración sanitaria y sus responsables es nula, ya que los mismos se encuentran en una situación límite, abandonados por sus gestores y desprotegidos en su labor frente al virus. Pero a pesar de ello, asegura el Sindicato, los trabajadores de la sanidad andaluza continúan con su labor asistencial llevada a cabo de manera impoluta.

De hecho, la cifra de profesionales infectados por Covid-19 no para de aumentar, ya son 4.149 profesionales, 3.160 de centros sanitarios y 989 de socio sanitarios en toda Andalucía, de ellos 853 enfermeras. En Jaén estos datos son 434 profesionales infectados, 303 sanitarios, 131 socio sanitarios, de las cuales 93 son enfermeras, entre ellas un fallecido.

De igual forma, el Sindicato de Enfermería finaliza recordando que los profesionales también requieren de determinados Epis que deben ser adecuados a la normativa establecida para seguir tratando a pacientes con otros tipos de enfermedades infecciosas.