El profesor de Biología Celular de la Universidad de Jaén, Francisco J. Esteban, participa en un proyecto cuyo principal objetivo es el desarrollo de terapias genéticas para luchar contra el COVID-19, de modo que se generen la información y herramientas necesarias para reducir la expresión y replicación del coronavirus, terapias que actúen como una defensa frente a la infección.

Este proyecto representa una de las expresiones de interés de la reciente convocatoria pública para la financiación de proyectos de investigación sobre el SARS-CoV-2 y la COVID-19, a través del Instituto de Salud Carlos III. Este proyecto se solicita dentro de los ámbitos de la convocatoria ‘Desarrollo de terapias innovadoras y nuevas moléculas antivirales’ y ‘Caracterización del virus SARS-CoV-2 y conocimiento de la variación genética’.

Dicho estudio pretende además proporcionar información básica sobre el material genético del SARS-CoV-2, la cual pueda servir de base para otros tipos de terapias génicas. Las investigaciones será teóricas, computacionales y de ensayos experimentales en el laboratorio.

Concretamente, el investigador de la UJA, miembro del grupo de investigación ‘Biología de Sistemas’, se encargará de parte del análisis teórico y bioinformático del genoma del virus, un trabajo enfocado a detectar dianas susceptibles de ser bloqueadas e impedir su replicación. De este modo, el doctor Francisco J. Esteban trasladará su experiencia en la aplicación de procedimientos computacionales en genómica y transcriptómica experimental y clínica para hacer frente al coronavirus.

Este proyecto está coordinado por los doctores Rodrigo M. Maza y Manuel Nieto Díaz, investigadores de reconocido prestigio pertenecientes a la Unidad de Investigación del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, ambos con una demostrada experiencia en el diseño de terapias en las que están implicadas las moléculas objeto de estudio. El profesor Francisco J. Esteban ya ha colaborado con ellos en otros proyectos de investigación de elevado impacto clínico, principalmente centrados en el desarrollo de terapias de protección del daño que se produce tras una lesión medular. En el proyecto frente al SARS-CoV-2 también participa el investigador Ramón Eritja, del Instituto de Química Avanzada de Cataluña (CSIC).