El secretario general del PSOE de Jaén, Francisco Reyes, valoró hoy el trabajo que está realizando el Gobierno de España, volcado en la lucha contra la emergencia sanitaria del coronavirus, pero también en articular medidas de calado social que protejan a la población en general y a los más vulnerables en particular. Reyes instó nuevamente “a la colaboración y a la lealtad institucional”, porque “el principal objetivo es vencer a la pandemia y minimizar los efectos de esta crisis” sobre la población.

Reyes, que ha realizado una comparecencia pública telemática, respaldó las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar los contagios, medidas “duras y necesarias” para proteger a las personas y poder mantener la capacidad del sistema sanitario, medidas que “no han sido fáciles” de tomar para el Gobierno y su presidente. Recordó que esas medidas se han adoptado con criterios técnicos y científicos, siguiendo las recomendaciones de las autoridades internacionales, y subrayó que organismos como la Organización Mundial de la Salud han “aplaudido” las iniciativas de España y las han calificado de “valientes”.

En este sentido, señaló que “esta batalla la vamos a ganar si seguimos trabajando como hasta ahora” y añadió que cuando se supere la crisis sanitaria habrá tiempo para “analizar lo que no se haya hecho bien y aprender” con vistas al futuro en relación a una situación que es nueva. “Ahora no cabe la confrontación ni el enfrentamiento”, advirtió.

El responsable socialista respetó que algunos opinen que el Estado de Alarma y el confinamiento de la población se hayan declarado tarde, pero recalcó que en España se hizo cuando se habían registrado 120 personas fallecidas, es decir, antes que Italia, que lo hizo con 463 fallecidos, o Reino Unido, que lo hizo con casi 300. Por tanto, instó a la unidad y a “abandonar cualquier actitud mezquina y desleal que suponga aprovechar esta crisis para lograr otros objetivos”.

Reyes destacó que el Gobierno está dando la cara, ofreciendo información con total transparencia y coordinando las actuaciones en todo el territorio, con comparecencias del presidente del Gobierno y con un contacto permanente con los presidentes de las comunidades autónomas.

Asimismo, resaltó todas las medidas que el Gobierno está tomando para paliar las consecuencias económicas y sociales de esta situación, con un plan de choque que movilizará 200.000 millones de euros para ayudar a las familias, los trabajadores, las empresas y los autónomos. Entre esas medidas, mencionó la prohibición de despidos, la prohibición de cortar luz, agua o gas a los más vulnerables, la moratoria en el pago de hipotecas, los 600 millones de euros para servicios sociales en las comunidades, el mantenimiento de los contratos temporales, la reducción de la jornada laboral, el cobro del desempleo sin cumplir con la cotización, una línea de avales públicos por valor de hasta 100.000 millones de euros o medidas específicas para los autónomos, para que tengan liquidez, puedan aplazar el pago de impuestos o cobrar una prestación por cese de actividad.

A estas medidas se sumaron ayer otro medio centenar aprobadas en Consejo de Ministros, como las prestaciones de desempleo extraordinarias para las empleadas domésticas, las ayudas a trabajadores temporales que no tienen la cotización suficiente, los créditos para poder pagar el alquiler o una moratoria de 6 meses en la cotización de la Seguridad Social para autónomos.

Reyes subrayó que el combate contra la pandemia es cosa de todos, no sólo del Gobierno de España, y valoró que en Andalucía las cifras estén siendo más benignas que en otros territorios. “Algo tendrá que ver la fortaleza de nuestro sistema sanitario público, de nuestros hospitales y de nuestros CHARES, construidos durante 37 años de gobiernos socialistas”, valoró.

Sin embargo, lamentó que en Andalucía echa en falta una mayor presencia de su presidente, Moreno Bonilla, que debería comparecer en la Cámara o mantener reuniones con los grupos parlamentarios para ofrecer toda la información disponible sobre lo que está ocurriendo en Andalucía y lo que su Gobierno está haciendo, tal y como sí han hecho 15 presidentes autonómicos. “Queremos más información y más transparencia”, solicitó. El líder socialista también pidió a la Junta que informe a los ayuntamientos sobre el destino de los 52 millones de euros que ha destinado el Gobierno de España para servicios sociales y para que los municipios puedan atender a las familias y personas más vulnerables en esta emergencia social.

Asimismo, admitió no comprender por qué 3 comarcas de la provincia (El Condado, Las Villas y Segura) se han quedado fuera del reparto de los puntos para la recogida de muestras para las pruebas del Covid 19 y consideró oportuno que la Junta rectifique. “Estamos para arrimar el hombro, para colaborar y para decir aquellas cosas que no se están haciendo bien y que pueden rectificarse, como la propia Junta hizo en este tema al incluir 3 de las 6 comarcas excluidas inicialmente”, argumentó.

El secretario general del PSOE de Jaén destacó en el ámbito provincial el “esfuerzo terrible” que están haciendo los ayuntamientos, con especial mención a esos alcaldes y alcaldesas “que están al pie del cañón” impulsando medidas de limpieza, de apoyo a los vecinos y vecinas, de programas de ayuda social, de elaboración de mascarillas e incluso planteando ya futuras medidas fiscales para compensar las pérdidas de algunos sectores.

Reyes repasó algunas de las medidas que estos ayuntamientos han puesto en marcha, así como las de Diputación, que ha entregado más de 20.000 mascarillas a los centros sanitarios de la provincia, ha ampliado el plazo de recaudación de impuestos hasta septiembre y ha priorizado la redacción de pliegos de condiciones para la contratación de obras, además de anunciar la convocatoria del Consejo de Alcaldes y Alcaldesas en cuanto se supere la crisis sanitaria con el principal objetivo de reactivar la economía provincial.

El responsable socialista se mostró confiado en que “pronto podamos superar esta crisis” y agradeció especialmente la “magnífica” labor del personal sanitario, de los trabajadores de los servicios sociales, de las farmacias, de los supermercados y las tiendas de barrio, de los transportistas, de los agricultores, de los medios de comunicación y de “todos aquellos que, en definitiva, se están dedicando a intentar aportar cierta normalidad a nuestra vida diaria”.