La incertidumbre mundial que ha causado la pandemia del coronavirus COVID-19 ha llevado a la Diputación Provincial de Jaén a tener que suspender la celebración de la sexagésimo segunda edición del Concurso Internacional de Piano Premio ‘Jaén’, que se iba a celebrar entre el 16 y el 25 de abril próximos. Las causas de esta cancelación son múltiples, y conjuntamente han llevado a la Administración provincial, organizadora de este certamen, a tomar la decisión de no realizar un premio que este año había batido su récord histórico de inscritos, 77 músicos de 29 nacionalidades diferentes.

Precisamente el indiscutible carácter internacional del Premio ‘Jaén’ de Piano es en buena medida el que ha motivado que se haya tenido que adoptar esta medida, dado que muchos de los potenciales participantes, y también la mayoría de los miembros del jurado, son de otros países y las posibilidades de que con el coronavirus no pudieran desplazarse hasta la provincia de Jaén en las fechas previstas para la celebración del certamen eran cada vez más altas.

Así, y entre otros problemas para el normal desarrollo de esta actividad, se han tenido en cuenta las inevitables restricciones del tráfico aéreo –como ha sucedido por ahora en países como Italia o Estados Unidos– o el reciente cierre de las fronteras españolas y del resto de la UE, hechos que imposibilitarían el traslado a Jaén de muchos concursantes y jurados de esta edición. Además de las dificultades para viajar hasta territorio español, en la suspensión de esta actividad cultural organizada por la Diputación también se han barajado otras motivaciones, como los posibles problemas de alojamiento, ya que durante las pruebas los concursantes conviven en el Albergue Juvenil, donde comparten habitaciones dobles y el resto de las instalaciones con otros pianistas, lo que podría favorecer los contagios y propagación de la enfermedad, todo ello sin olvidar que no hay garantías en estos momentos de que estas instalaciones permanezcan abiertas por la Junta de Andalucía, gestora de las mismas, durante las fechas del concurso.

Este posible problema de alojamiento para los pianistas es similar al que tendrían el concertista inaugural de este año, Ivo Pogorelich, o los miembros del jurado que, además, y por su edad, están calificados como población de riesgo. Junto a las dificultades para su traslado a Jaén –sirvan como ejemplos los del estadounidense John Salmon, que tras la suspensión del Gobierno de EEUU de los vuelos provenientes de Europa podría no poder volar de vuelta a su país una vez finalizado el concurso; o Michiko Tsuda, residente en Japón, otro de los países con mayores casos de infección–, también habría problemas para gestionar su estancia en la capital, toda vez que debido al decreto del estado de alarma los hoteles jiennenses podrían estar cerrados.

A estas cuestiones se añaden otras como la suspensión por parte del Ayuntamiento de Jaén de las actividades programadas en los próximos 15 días en sus espacios escénicos, incluido el Nuevo Teatro Infanta Leonor donde se celebra este concurso pianístico, una circunstancia que según fuentes gubernamentales tiene todos los visos de alargarse en el tiempo. La Orquesta Filarmónica de Málaga, contratada para la final de este año, o el Cuarteto Bretón, cuya presencia estaba prevista en la semifinal, son también dos colectivos con posibles problemas de participación.

La organización del Concurso Internacional de Piano Premio ‘Jaén’ tampoco puede asegurar la asistencia al certamen del resto de personal técnico implicado en su celebración, como iluminadores, técnicos de sonido, personal del teatro, acomodadores, azafatas, afinador, alquiler de los pianos, así como los propios trabajadores del área de Cultura y Deportes de la Diputación, encargados de coordinar, planificar, ejecutar y llevar a buen fin la realización del mismo.

Todas estas razones, y otras que podrían producirse con el paso del tiempo por esta pandemia de coronavirus, hacen conveniente la suspensión de este concurso para cumplir así con los protocolos sanitarios establecidos y resolver la incertidumbre de todas las partes implicadas en la organización y desarrollo del mismo. Con la medida adoptada por la Diputación se resuelven las dudas en torno a este concurso, que había recibido numerosas consultas en las que se mostraba la inquietud y preocupación ante el avance de la epidemia de coronavirus tanto en España como en el resto de Europa y el mundo.