El Colegio de Abogados de Jaén ha celebrado hoy el acto de festividad de su Patrona, la Inmaculada Concepción, con un programa que ha tenido como acto central la imposición de la Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort a Manuel Sánchez Alonso y Manuel Medina González. Esta Cruz es la máxima distinción que puede conceder el Gobierno a un abogado en reconocimiento a su trayectoria y excelencia profesional.

La ceremonia, que ha tenido lugar en la sala de vistas de la Audiencia Provincial de Jaén, ha sido presidida por el decano de la institución colegial, Vicente Oya y el presidente de la Audiencia Provincial de Jaén, Rafael Morales, que han estado acompañados del presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Abogados, Pascual Valiente; el fiscal jefe de la Audiencia Provincial, Carlos Rueda y el decano del Colegio de Procuradores de Jaén, José Ramón Carrasco. El evento ha contado además con la presencia de numerosas autoridades de la provincia como la subdelegada del Gobierno en Jaén, Catalina Madueño; la delegada de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía en Jaén, Raquel Morales; la vicepresidenta tercera de la Diputación de Jaén, África Colomo; o la concejala de Igualdad, Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Jaén, Pilar Funes, entre otras.

En su intervención, Vicente Oya ha puesto de relieve la enorme valía personal y profesional de los dos abogados homenajeados, a los que se ha concedido esta distinción por sus trayectorias intachables. “Hoy es un día de orgullo para estos dos compañeros, sus familias y toda la Abogacía jiennense. Entran en un selecto club, en el que solo están los mejores, fruto de una vida seria y bien hecha dedicada a nuestra profesión. Su magnífico trabajo y servicio desarrollado deben ser el espejo donde mirarnos el resto de compañeros”, ha señalado. Además, Oya ha aprovechado para realizar un balance del año que finaliza, en el que el Colegio ha desarrollado una intensa actividad, especialmente en el ámbito de la formación. Por último, Oya ha querido dedicar unas palabras a la gran transcendencia de este evento para él, ya que supone la última Fiesta de la Patrona que presidirá como decano de la institución colegial.

Manuel Sánchez, licenciado en Derecho por la Universidad de Granada en 1959, se incorporó al Colegio de Abogados de Jaén en 1966. Desde entonces ha estado muy ligado a la entidad colegial, ejerciendo varios cargos en la Junta de Gobierno como vicedecano, presidente de la Comisión de Honorarios, de la Comisión de Ordenación Profesional, y de la de Deontología Profesional. Además, ha formado parte de la redacción del texto de los Estatutos del Colegio de Abogados de Jaén. En sus más de 50 años de trayectoria profesional ha colaborado en numerosas ocasiones con la revista colegial “Bajo Estrados” con la publicación de artículos relacionados con la profesión. También posee la Medalla al Mérito en el Servicio de la Abogacía.

Por su parte, Manuel Medina, ejerce como letrado desde 1978. En 1984, fue nombrado jefe territorial de Andalucía de Asuntos Dificultosos, siendo el responsable de toda el área prejudicial del Banco Central. En 1992, tras la fusión entre los bancos Central e Hispano, desempeña su labor como Jefe de los Servicios Jurídicos de Andalucía Oriental. Más tarde, en 1999, es nombrado letrado de Zona en Madrid, Granada y Jaén y asesor del Consejo de dicho banco. En 1986 crea el despacho “Medina Cuadros”, estando presente en los principales centros financieros nacionales, contando con oficinas en Madrid, Valencia, Sevilla, Jaén, Granada, Santiago, las Palmas y Ciudad de México, contando con un equipo de más de cuatrocientos trabajadores. Entre sus reconocimientos se incluyen el premio de la “Provincia de Jaén” 2017, el premio “Ciudadanos 2012” en reconocimiento a su trayectoria como portavoz de valores, o la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco concedida en 2014.

Ambos homenajeados han recibido su distinción con humildad y respeto y se han mostrado muy emocionados en sus discursos en los que han agradecido el apoyo de sus familias y compañeros a lo largo de su carrera profesional, así como la iniciativa del Colegio de Abogados de Jaén de proponer sus nombres al Ministerio de Justicia para recibir este reconocimiento.

Previo a la imposición de medallas, se ha celebrado una misa, en honor a la Patrona y en memoria de los colegiados fallecidos en el presente año. Posteriormente, ha tenido lugar una comida de hermandad en el restaurante Casa Herminia de Ifeja, en el que se ha entregado un reconocimiento a los letrados que este año han cumplido sus Bodas de Plata Profesionales.