Incrementar la cooperación entre los profesionales de la Educación y la Justicia para conseguir la reinserción y la reeducación de menores infractores y, a la vez, incidir en la prevención de conductas delictivas a través de la formación escolar. Estos son los principales objetivos de las jornadas “Educación y Justicia”, en cuyo acto de apertura han participado hoy los delegados territoriales de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Antonio Sutil, y de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Raquel Morales.

“Se trata de una iniciativa que solamente se lleva a cabo en Jaén y que, por la importancia de los temas tratados y el ejemplo de coordinación entre administraciones que representa, va a extenderse al resto de Andalucía en los próximos meses”, ha destacado Morales, quien ha incidido en que “es indispensable el conocimiento mutuo entre Educación y Justicia Juvenil y para ello al menos una vez al año nos reunimos para dar información, resolver dudas y buscar colaboración en el ejercicio de la acción de la Justicia y de la inserción de los menores”.

Por su parte, el delegado de Educación en Jaén ha incidido en la labor de los centros escolares para prevenir y diagnosticar posibles conductas infractoras. “Una de las materializaciones de esta colaboración es el Plan de Prevención de la Delincuencia, que este año se implementa en siete centros de la capital y va a llegar a 4.200 alumnos, 200 más que el curso pasado”, ha explicado Sutil.

En las jornadas han participado más de 200 profesionales, entre los que se incluyen orientadores de los centros educativos, inspectores, equipos directivos de los institutos, trabajadores sociales, profesionales de la Justicia Juvenil como fiscales de menores y representantes de las dos administraciones implicadas. Entre las intervenciones que se han sucedido, destacan la charla-coloquio impartida por Pilar Sánchez Alcaraz, fiscal delegada de Menores en Jaén o un debate sobre los recursos de la Justicia Juvenil en el que han participado, entre otros, Adolfo García, miembro del equipo de atención educativa a menores infractores sometidos a medida judicial, Andrés Rus, coordinador de mediación extrajudicial o Ana Rivero, directora del CIMI Las Lagunillas.

Las jornadas, que celebran su IX edición, tienen como objetivo el control, seguimiento y normalización de menores infractores sometidos a medidas judiciales, así como desarrollar medidas de prevención. Además, se busca la creación de las bases para un protocolo de intervención conjunto y coordinado que complemente el nuevo convenio de colaboración entre las consejerías para la atención educativa de menores en conflicto sometidos a medida judicial, en el que se trabaja actualmente. Otros propósitos pasan por compartir normativa, organización y funcionamiento entre las delegaciones, fomentar el encuentro y la coordinación y reforzar estos mecanismos de cooperación.