El Rector de la Universidad de Jaén (UJA), Juan Gómez Ortega, ha presidido este miércoles el acto solemne de inauguración del curso académico 2019/2020 de la institución universitaria jiennense, al que ha calificado de “importante” por la obligación de definir el modelo de financiación del Sistema Universitario Andaluz, así como de redefinir el mapa de titulaciones que ofertan las universidades de Andalucía en sus diferentes niveles académicos.

El acto, celebrado en el Aula Magna del Campus de Las Lagunillas, contó con la asistencia de la Secretaria General de Universidades, Investigación y Tecnología de la Junta de Andalucía, Rosa M. Ríos Sánchez, y la Directora General de Universidades, Investigación y Tecnología de la Junta de Andalucía, Inmaculada Ramos Tapia, entre otras autoridades. 

Sobre el modelo de financiación del Sistema Universitario Andaluz, apuntó la “urgencia” de disponer del mismo, “acorde con lo que se nos exige y que nos permita ser innovadores, adaptables, dinámicos, creativos, líderes, atractivos y como consecuencia de ello más competitivos en el ecosistema universitario nacional e internacional”. En este sentido, insistió en que no se pide un aumento de la financiación sin más, sino una apuesta decidida por el Sistema Universitario Andaluz que implique cambios y reformas que permitan utilizar esa financiación con eficacia y eficiencia, y un imprescindible proceso de rendición de cuentas. “Creo que, en la actual sociedad del conocimiento, esta es una apuesta segura porque las universidades son la mayor fuente de generación de oportunidades que tenemos en nuestro territorio. Son herramientas poderosas para transformar la sociedad y para avanzar en nuestro desarrollo social y económico. Y también para llevar a cabo la necesaria cohesión territorial y un reparto equitativo de la riqueza y de las oportunidades, constituyendo además una fértil fuente de autoestima para regiones como la provincia de Jaén”, declaró.

En su opinión, debe ser un modelo que tenga en cuenta las necesidades de suficiencia financiera de las universidades, definida ésta con principios básicos comunes, pero con criterios que se adapten a las características particulares de cada una de ellas, “que eviten incrementar las desigualdades que existen como consecuencia de las diferentes situaciones de partida de cada universidad y de las desiguales situaciones socioeconómicas de sus entornos”. “Insistimos en la necesidad de un plan plurianual para el uso de nuestros remanentes de tesorería genéricos, que queremos utilizar para acometer proyectos estratégicos de futuro en cada universidad, incluyendo entre ellos los de sus infraestructuras. El uso de estos remanentes de tesorería no supone una carga adicional a los presupuestos anuales de la Junta de Andalucía ya que es dinero del que ya disponen las universidades y que por tanto no tiene que ser financiado desde esos presupuestos”, aseguró.

Además, como Rector de la UJA y presidente de AUPA (Asociación de Universidades Públicas de Andalucía) mostró su preocupación por el presupuesto destinado al sistema universitario andaluz para el año 2020 y pidió a la Secretaria General de Universidades de la Junta de Andalucía una reunión lo antes posible con los Rectores y Rectoras para abordar esta cuestión. “Si no conseguimos llegar a tiempo, el sistema tendrá serios problemas en el año 2020”, declaró.

Por otro lado, también se refirió a la necesidad de redefinir el mapa de titulaciones ofertado en los diferentes niveles académicos, al que calificó como “el reto más complejo y sensible sobre el que tenemos que tomar decisiones”. Un aspecto al que se refirió desde la perspectiva de la propia UJA y que calificó como el reto “más importante y complejo” que ya aborda la Universidad de Jaén, “de manera que, a partir del análisis de nuestras fortalezas y debilidades, adaptemos nuestra oferta a la demanda del alumnado y a las necesidades de formación de la sociedad, favoreciendo así el grado de empleabilidad de nuestros egresados”. Dentro de este objetivo se refirió a la titulación del Grado en Medicina, autorizada por el Consejo Andalucía de Universidades desde 2010 “y que por diferentes razones no se ha llegado a implantar en la UJA”, anunciando el compromiso de finalizar y presentar a principios del próximo año un informe que evalúe la viabilidad y la oportunidad de la implantación de este Grado en la Universidad de Jaén.

 

Situación de la UJA

En su intervención, Juan Gómez se refirió especialmente a la situación actual de la Universidad de Jaén, que calificó como “muy buena” en lo referente a sus resultados y con una evolución “buena”, ocupando una posición en el ecosistema universitario acorde con su edad. “Nuestras tendencias en los diferentes indicadores estratégicos que sirven para evaluar nuestro desempeño son positivas y en mejora progresiva, fruto del gran esfuerzo de toda la comunidad universitaria”, afirmó. En este sentido, recalcó que la UJA se coloca por segundo año consecutivo entre las 1.000 mejores del mundo evaluadas por dos rankings independientes y referentes mundialmente, como el de Shanghai y el ranking THE, ocupando posiciones muy destacadas en los ámbitos de la ingeniería informática y las energías. En cuanto a la investigación, aseguró que la tendencia mostrada es “claramente ascendente”, registrándose en producción científica durante el año 2018 un incremento considerable hasta alcanzar las 752 publicaciones. También destacó a nivel internacional el éxito obtenido en la convocatoria PRIMA con la consecución del proyecto Sustainolive, coordinado desde la UJA.

Otros aspectos destacados por Juan Gómez fueron los índices de empleabilidad de egresados, el incremento del número de estudiantes de másteres oficiales en la UJA, que se ha duplicado en los últimos 4 años, el número de estudiantes que cursa alguna actividad del programa de Formación Complementaria de la UJA (FOCO) que alcanzó los 1.800 alumnos el curso pasado, la obtención de fondos internacionales para movilidad a través del programa Erasmus + KA107, la renovación positiva de la acreditación de los títulos oficiales de Grado y Máster, la confianza en poder renovar el sello de calidad EFQM 500+, el incremento de empresas que se han adherido a la Fundación Universidad de Jaén-Empresa, el impacto de la actividad cultural a través de las más de 190 actividades organizadas el pasado curso,  etc. “Son estos datos solo una muestra del balance, a mi juicio muy positivo, de los resultados de la ingente e intensa actividad que llevamos a cabo en la UJA y de la que toda la comunidad universitaria se siente orgullosa”, calificó.

Respecto a las novedades para el curso 2019/2020, además de afrontar la revisión del mapa de titulaciones, el Rector de la UJA se refirió a la elaboración de un nuevo Plan Estratégico (2021-2024), la puesta en marcha de un Plan de Docencia no Presencial, la puesta en marcha de los nuevos criterios para la contratación de profesorado ya aprobados por el Consejo de Gobierno de la UJA, la participación por primera vez en la Convocatoria de Universidades Europeas presentando un proyecto liderado por la UJA junto a otras seis universidades con un presupuesto de 6 millones de euros, el inicio de las primeras fases del Proyecto Smart Campus para seguir avanzando en el modelo de Universidad Digital, la continuación del proceso de conversión de los Centros de Estudios Avanzados en Institutos de Investigación, el refuerzo de la política de alianzas con otras entidades locales, provinciales y con el sector productivo, el mantenimiento del enfoque integral de toda la UJA para la incorporación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas en la Planificación Estratégica o la activación de un Plan de Mecenazgo que se está diseñando junto con el Consejo Social, entre otros. “El presente de la UJA es extraordinariamente satisfactorio, pero su futuro es desorbitadamente ilusionante y colmado de oportunidades. Tenemos un enorme potencial que desarrollar y una larga lista de proyectos e iniciativas estratégicas que impulsar. Y necesitamos el apoyo y la complicidad de todos: de la sociedad jiennense y de sus instituciones, de su tejido productivo, de los gobernantes de la Junta de Andalucía y del gobierno central y de unos sistemas universitarios español y andaluz que determinen un marco suficientemente flexible en el que todo ello pueda efectivamente llevarse a cabo. Sin duda, no es una misión fácil”, sentenció.

 

Lección inaugural

La catedrática de Biología Celular de la UJA, María Ángeles Peinado Herreros, ofreció la Lección Inaugural, con la conferencia ‘El binomio envejecimiento/enfermedad: respuestas desde la biogerontología’. Peinado Herreros comenzó su intervención definiendo algunos conceptos básicos sobre envejecimiento y enfermedades asociadas, como la Gerontología, explicando que ésta estudia el envejecimiento, y que si se centra en los mecanismos biológicos del envejecimiento, se denomina Biogerontología.

Peinado habló de los 7 grandes pilares o marcadores del envejecimiento: el daño genético; la pérdida de la proteostasis; la disfunción mitocondrial; el sistema sensor de nutrientes y factores de crecimiento; la senescencia celular; el agotamiento de progenitores, y la alteración de la comunicación intercelular.

En este sentido, subrayó la importancia de seguir investigando, como se hace en su grupo de la Universidad de Jaén, “sobre los siete grandes marcadores del envejecimiento, para que en los próximos años las terapias de medicina antienvejecimiento sean más eficaces”. 

Para la catedrática de la UJA, el conocimiento disponible apunta a un futuro prometedor de la medicina antienvejecimiento para los próximos años, vislumbrándose varios tipos de terapias que se podrían resumir en “intervenciones farmacológicas y dietéticas; tratamientos activos mediante reprogramación o terapias celulares con células madres, y la observación de una actividad física y mental activas en el contexto de un estilo de vida saludable”.

A su juicio, aunque se consiga alargar la vida, como ya se ha hecho en los últimos años, “en cómputo de tiempo percibido, siempre seguirá siendo breve”, pero auguró que los años venideros van a traer cambios profundos para el binomio envejecimiento/enfermedad, “y aunque a corto plazo, es evidente que no encontraremos la fuente de la eterna juventud, sí es cierto que las personas tardarán más en llegar al envejecimiento, produciéndose un alargamiento de la infancia y la juventud”. Desde la perspectiva biológica, concluyó, “hay que subrayar que la vida no ha sido diseñada para que los individuos perduren eternamente, sino para que mejoren sus genes y los transmitan como herencia a su descendencia”- Ello redundaran –dijo- en beneficio de la especie. “Pero esta última aseveración no significa que no debamos trabajar en la búsqueda del bienestar de los individuos. Es lo justo y legítimo. Para ello es importante agrandar nuestro conocimiento”.

Nuevos doctores

Tras la lectura de la Memoria Académica de la UJA 2018-2019, por parte de la Secretaria General, tuvo lugar la investidura de 27 nuevos doctores de la Universidad de Jaén. Los nuevos doctores de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación son: María Inmaculada Báez Sánchez, Óscar Gavín Chocano, María Isabel Moreno Padilla, Javier Miranda Medina (doble doctor), María Alejo Armijo, Juan Rodolfo Romero Figuera y Alberto Ruiz Ariza. Por la Facultad de Ciencia Experimentales: Francisco Comino Romero, María de la Paz Arjonilla Ureña, Inmaculada Castro Serrano y Julia Jiménez López. Por la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas: Ana Licerán Gutiérrez, Leticia Gallego Valero, Esperanza Gómez Valenzuela, Francisco Jesús Martínez Jiménez y Estefanía González Cobaleda. Por la Escuela Politécnica Superior de Jaén: José Carlos Lomas Monzón, Francisca María Guerrero Villar y Francisco José Quesada Real. Por la Escuela Politécnica Superior de Linares: Manuel Martínez Olmedo. Por la Facultad de Ciencias de la Salud: Inés Fajardo Martos, José Daniel Jiménez García, Francisco Carrasco Martínez, Cristina Álvarez García, Nani Granero Moya y Sebastián Sanz Martos. Y por la Facultad de Trabajo Social: María Teresa Amezcua Aguilar.