“El Mundo de Amu” ha sido el encargado esta mañana de iniciar el curso escolar en el aula compensatoria del Hospital Materno Infantil de Jaén. Así, un payaso de esta asociación ha divertido a los pequeños en las dependencias del ‘Jardín de los Sueños’ con trucos de magia en el que ha participado toda la familia.

Se trata del primer encuentro organizado este año para los pequeños ingresados en el centro sanitario, dentro del plan de actividades que se desarrollarán para hacer lo más divertida posible la estancia de menores y familiares en el hospital. Así, el pasado curso, un total de 332 menores asistieron a las clases del aula de enseñanza compensatoria del Hospital Materno-Infantil del Hospital Universitario de Jaén, mientras permanecían ingresados en el área de Pediatría del centro o durante su asistencia a consultas y revisiones médicas.

Durante los días lectivos estos pequeños recibieron enseñanzas compensatorias según el nivel educativo de cada uno y, además, los pacientes infantiles disfrutaron de numerosas fiestas y realizaron numerosas actividades recreativas y lúdicas.

La profesora Concepción Rodríguez imparte clases compensatorias en los tres niveles existentes en el servicio de Pediatría del Hospital Materno-Infantil, uno de
educación infantil, otro para educación primaria, y el tercero de educación secundaria, tanto en el aula como en las propias habitaciones de los pacientes infantiles que debían permanecer en cama por prescripción médica.

Los niños ingresados y sus familiares disfrutan cada año durante el curso escolar en el Hospital Materno-Infantil de distintas fiestas organizadas por el Hospital Universitario de Jaén, como la Fiesta de Fin de Curso, además de otras como las de Navidad, Reyes Magos, Carnaval, el Día de la Paz, Día del Niño y Día de Andalucía, y diferentes actividades y espectáculos.

La atención educativa de los menores ingresados en los centros sanitarios es una de las medidas contempladas en el Decreto de Atención Integral al Niño Hospitalizado, que establece el derecho de los menores a recibir una atención adaptada a sus características y necesidades.

En esta línea, los niños disfrutan de espacios educativos y lúdicos propios dentro de las plantas de hospitalización infantil de los centros y pueden tener acompañamiento familiar durante las 24 horas del día. Uno de los aspectos más cuidados es proporcionarles áreas de ingreso, urgencias y consultas específicas, de manera que no compartan espacios sanitarios con los adultos. Asimismo, la decoración y el equipamiento se orienta a que los días de ingresos de la población infantil transcurran en un entorno agradable y familiar.