La Unidad de Neurocirugía del Hospital Universitario de Jaén ha incorporado una técnica quirúrgica para el tratamiento de la hidrocefalia en pacientes utilizando la endoscopia cerebral, que supone numerosas ventajas, “al ser mínimamente invasiva y reducir la hospitalización al paciente”, ha indicado el director de la Unidad, José Manuel Galicia.

Concretamente, el procedimiento contempla la realización de una ventriculostomía premamilar endoscópica del tercer ventrículo (VPME), en la que se practica una abertura por la que ‘escapa’ el líquido cefalorraquídeo atrapado en los ventrículos cerebrales. Esta técnica consiste en romper obstrucciones en los ventrículos cerebrales y permitir la circulación del líquido, para ello es preciso disponer de una torre de endoscopia con una cámara de alta definición.

“En manos de cirujanos expertos, el procedimiento ofrece la oportunidad de evitar una vida dependiente de la derivación, y ofrece una más rápida recuperación y autonomía al paciente”, ha señalado el neurocirujano Rajab Al-Ghanem.

La hidrocefalia es un trastorno causado por una acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo en el cerebro. Una hidrocefalia que, si bien en muchos casos congénita, puede desarrollarse en cualquier momento de la vida y que puede ocasionar secuelas importantes en el paciente. Así, la presión sobre el cerebro de este exceso de líquido puede, además de provocar síntomas muy graves –entre otros, deterioro cognitivo y pérdida de la visión–, acabar resultando fatal. La hidrocefalia puede ser congénita (de nacimiento) o adquirida, por tumores o quistes, que provocan obstrucción de la circulación del líquido cefalorraquídeo.

Uno de los tratamientos posibles es la denominada derivación ventricular, esto es, la implantación quirúrgica de un catéter con una válvula para desviar el exceso de líquido cefalorraquídeo al abdomen y, así, reducir la presión sobre el cerebro. Si bien esta técnica ofrece buenos resultados, es factible que esta derivación acabe fallando con el tiempo.

Existe, no obstante, una serie de patologías causantes de hidrocefalia que son tributarias del tratamiento mediante endoscopia y que evitarían la necesidad de implantar válvulas en estos pacientes. Se ha demostrado que el uso de la técnica “ventriculostomía endoscópica del tercer ventrículo” es tan eficaz como la derivación, y solo requiere un único paso por el quirófano, además de permitir evitar la dependencia de por vida de la derivación, de ahí la importancia de la técnica realizada hoy en el centro hospitalario y su repercusión positiva en pacientes.

“Es importante, en el caso de mujeres en edad fértil o embarazadas, el consumo de vitaminas como el ácido fólico, necesarios para prevenir defectos congénitos en el cerebro de sus hijos”, ha destacado Rajab Al-Ghanem.