FSIE-Jaén, sindicato mayoritario entre los trabajadores, docentes y no docentes, de los centros concertados de nuestras provincia y de la Comunidad Autónoma, ha querido denunciar, mediante un comunicado, la situación en la que se encuentran los más de veinte mil profesionales que desarrollan su labor en los colegios concertados de nuestra Comunidad Autónoma, en el inicio de este nuevo curso escolar 2019/2020, ya que considera que están siendo traicionados por el nuevo Gobierno, que, tras ocho meses de gestión, los mantiene inmersos en cientos de procedimientos judiciales para luchar por los más básicos derechos salariales y laborales.

En concreto, el curso escolar que se inicia lo hace, un año más, con unas Instrucciones para la nómina de pago delegado que discriminan gravemente a los docentes de la enseñanza concertada respecto a sus compañeros de los centros públicos, en cuestiones tan sensibles, por ejemplo, como la maternidad, y que son repetidamente demandadas en los juzgados por los continuos problemas laborales que provocan día a día en el normal funcionamiento de los colegios. Tras meses y meses de reclamar su modificación urgente a la Consejería de Educación, todo sigue igual.
La deuda salarial con los docentes de los centros concertados (Paga Extraordinaria por Antigüedad en la Empresa -PEA- y complementos de antigüedad y cargos de la Paga Extra de 2012) no se ha abordado, a pesar de estar contemplada en el programa electoral del PP. Esta falta de negociación ha abocado a la presentación de 110 demandas por impago de la PEA en la provincia de Jaén, con señalamientos de juicios que se van a empezar a celebrar este otoño y a la presentación en nuestra Delegación Territorial, en los últimos días de agosto, de más de mil reclamaciones de cantidad para la devolución de las cantidades no percibidas tras el recorte de la extra del 2012 en trienios y cargos directivos. Esta pasividad del Gobierno andaluz supone graves perjuicios para los trabajadores y los colegios, que se verán inmersos en procesos judiciales por no cumplir el Gobierno su compromiso previo con el sector en esta materia.
El personal no docente se encuentra, del mismo modo, abandonado, ya que los dos partidos que componen el gobierno andaluz (PP y Ciudadanos) habían comprometido en una Proposición No de Ley, presentada cuando aún gobernaba el PSOE y apoyada por la mayoría del arco parlamentario, la creación de un complemento autonómico, cuestión que se encuentra paralizada, a pesar de las numerosas peticiones sindicales realizadas al respecto.
En cuanto a la jubilación parcial con contrato de relevo a la que, por primera vez en la historia reciente, no podrán acceder decenas de compañeros a principios de septiembre, pues el sector espera desde hace casi un año la publicación de la correspondiente Orden que la regule. Esta medida, muy beneficiosa para los docentes de los centros concertados, que se encuentran discriminados por no disponer de la jubilación a los 60 ni de la reducción horaria a partir de los 55 de la que disfrutan sus homólogos de los centros públicos, estaba ya negociada y cerrada con el anterior gobierno socialista en diciembre de 2018 y el nuevo equipo de la Consejería se ha mostrado incapaz en ocho meses de tenerla preparada para que los profesores puedan acceder a ella en este inicio de curso escolar.
Por todo lo anteriormente expuesto y ante la indignación de los trabajadores a los que representamos, que ven defraudadas cada día las expectativas ante el cambio político producido en Andalucía, FSIE-Andalucía anuncia el inicio de movilizaciones de protesta para exigir el cumplimiento de los compromisos adquiridos cuando PP y Ciudadanos se encontraban en la oposición y reflejados en sus acuerdos para formar gobierno en Andalucía.