Laura Berja, que participó en un reparto en Jaén, hizo especialmente un llamamiento a mujeres, jóvenes y pensionistas para que ejerzan su derecho al voto masivamente, porque “el voto útil de progreso para este país es el voto al PSOE”.

“Las mujeres nunca lo hemos tenido fácil y hemos tenido que luchar por conquistar derechos. Hoy están en cuestión porque hay una amenaza real representada por PP, Ciudadanos y Vox. Las derechas son un peligro público para las mujeres, para sus derechos y sus libertades”, advirtió. En este sentido, apuntó que si gana el bloque de las derechas “nos esperar recortes, fin de las políticas de igualdad y paralización de la lucha contra la violencia de género”, lacra de la que incluso “niegan su existencia” en esa escalada de “radicalización” en la que se encuentran estos partidos.

La candidata socialista afirmó que frente a ese bloque, hay un Gobierno socialista y feminista que “ha impulsado la lucha contra la violencia de género, dotando el pacto de financiación y haciendo que llegara el dinero a comunidades autónomas y ayuntamientos”. Asimismo, el Gobierno ha adoptado medidas como el incremento del permiso de paternidad a 8 semanas.

Berja también animó a los jóvenes a votar y les pidió que recuerden “la situación extremadamente precaria” a la que les condujo el Gobierno del PP y su reforma laboral, con reducción salarial, temporalidad, pérdida de derechos y pocas oportunidades. Por su parte, el Gobierno socialista ha incrementado el salario mínimo hasta 900 euros, una histórica subida del 20%, ha aprobado un plan de choque para el empleo joven con el fin de recuperar condiciones laborales dignas y ha impulsado medidas para facilitar la emancipación de los jóvenes orientadas especialmente a la vivienda.

Por su parte, el candidato al Senado Manuel Fernández llamó a evitar “el día de la marmota” que el PP pretende reeditar en la ciudad en las dos próximas elecciones, porque la experiencia del PP al frente del Ayuntamiento y del Gobierno de España ha sido “muy dañina” para la capital. Aludió a esa experiencia del “alcalde senador” que puso en marcha Fernández de Moya en 2011 y que ahora quiere repetir Javier Márquez.

“Fernández de Moya dijo que lo hacía por ahorrar dinero al Ayuntamiento y por conseguir inversiones. Ni lo uno ni lo otro. Hoy Fernández de Moya está imputado por delitos muy graves por los que podrían haber volado más de 4 millones de euros del Ayuntamiento. Y sólo hay que mirar los Presupuestos del Estado de esos años para ver que la ciudad fue la última en inversiones”, rebatió.

Además, mencionó la experiencia de “trifachito” en el Ayuntamiento de Jaén, donde Márquez deshizo al grupo de Ciudadanos y le dio un despacho a VOX aunque este grupo no tenía representación municipal. “El resultado de todo esto es que la ciudad está hecha picón, con la deuda más alta de España y siendo el Ayuntamiento que tarda más en pagar a proveedores”, resumió.

Sobre el argumento de que Márquez senador conseguiría inversiones para Jaén, Fernández reprochó que Márquez “no sabe ni pedir”. En este sentido, recordó que el Gobierno de Pedro Sánchez le ha concedido a Jaén todo lo que pedía del 1,5% cultural, pero es que Jaén “sólo pidió 300.000 euros”. Mientras tanto, ciudades como Úbeda y Porcuna fueron más ambiciosas en sus proyectos y lograron 2,5 millones y 1,7 millones de euros.

Fernández también se refirió a la reciente visita de Pablo Casado en la que éste prometió ayuda al campo y al turismo. “Nadie le recordó que el PP hizo que Jaén perdiera 272 millones de euros con el reparto de ayudas de la PAC, ni que esta provincia se ha encontrado con el no del PP a todas las peticiones para planes de dinamización turística. Por no mencionar a la Catedral, que no ha recibido nada del PP, cuyo expediente de Patrimonio duerme el sueño de los justos y tampoco ha recibido nada para promoción”, apostilló.