La Junta agradeció su dedicación, entrega y vocación de servicio público a 94 trabajadores que se jubilan. Lo hizo en un acto institucional que se celebró en el Museo Íbero de la capital, que estuvo presidido por la delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Maribel Lozano, y al que asistieron todos los delegados territoriales, como son Raquel Morales, Justicia, Turismo, Administración Local y Regeneración; Jesús Estrella, Fomento, Vivienda, Cultura y Patrimonio; Francisco Martínez, Empleo, Innovación, Empresa y Universidad; Soledad Aranda, Agricultura, Medio Ambiente, Pesca y Desarrollo Local; Trinidad Rus, Salud y Familias, y Antonio Sutil, Educación, Deportes y Bienestar Social. Contó con una entrega de diplomas y de insignias como reconocimiento a su labor.

La delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Maribel Lozano, agradeció estos años de entrega al servicio público: “Estamos aquí para trasladaros el reconocimiento de la Junta de Andalucía por vuestra trayectoria profesional en el seno de esta institución. Habéis dedicado vuestro trabajo al servicio público en la provincia de Jaén. Muchos de vosotros empezasteis a trabajar aquí cuando erais muy jóvenes y vuestra historia personal se ha desarrollado de forma paralela a la historia de esta institución”. Además, la delegada continuó: “Habéis sido auténticos servidores públicos. Habéis contribuido a la prestación de servicios públicos a lo largo y ancho de nuestra provincia, en los 97 municipios de Jaén. Detrás de cada servicio público, hay una persona. Una persona como vosotros, con una enorme responsabilidad, porque enfrente tiene a otra persona, el ciudadano. Imagino que habréis tenido ocasión de mirar atrás y recorrer vuestros años de carrera profesional. Tendréis muchos recuerdos de momentos mejores y peores, fáciles y difíciles”. Asimismo, la delegada del Gobierno quiso lanzar un mensaje de agradecimiento: “Por vuestra entrega y contribución, quiero trasladaros hoy un mensaje, no solo de reconocimiento, sino también de gratitud”. El acto también contó con un desayuno en el que los trabajadores públicos que se jubilan después de años de servicio público pudieron compartir experiencias, inquietudes y estrechar los lazos de amistad.