La Policía Nacional ha detenido en Jaén a un joven que presuntamente había abordado a un hombre con la excusa de pedirle tabaco. Ante su negativa, le registró los bolsillos dándose a la fuga con su teléfono móvil. Al día siguiente asaltó, mediante escalo, una vivienda de la que sustrajo dos ordenadores portátiles y una cámara de fotos.

Un hombre se encontraba en la zona centro de la ciudad paseando tranquilamente cuando fue abordado por el arrestado que le pedía un cigarrillo, tras decirle que no tenía, presuntamente comenzó a registrar sus bolsillos mientras la víctima se quedó bloqueada ante el temor de que pudiera causarle algún daño. De uno de sus bolsillos extrajo el teléfono móvil y al observar que tenía contraseña, le dijo que se la diera a lo que la víctima se negó. Ante dicha negativa, el detenido, supuestamente, comenzó a agredirle pegándole un fuerte tirón del cabello lanzándole varios golpes en la cabeza, al mismo tiempo que le pedía la contraseña, negándose nuevamente, por lo que el arrestado se dio a la fuga con el terminal telefónico.

Asalto a una vivienda mediante escalo

La segunda denuncia fue interpuesta al día siguiente del anterior hecho por parte de tres amigos que convivían en un piso. En ella los tres relataban que al volver juntos a la vivienda, se habían percatado de que alguien había accedido a su domicilio mediante escalo por una reja metálica, sita por debajo de una de las ventanas de una habitación que solían dejar abierta, con el fin de ventilar la estancia, observando que no había nada revuelto y que su compañera de piso dormía en su habitación sin haberse percatado de nada. Sin embargo echaron en falta dos ordenadores portátiles, una cazadora, una máquina de fotos con tres objetivos y tarjeta de memoria.
Iniciadas las investigaciones, los agentes identificaron al presunto autor de ambos hechos. Se trataba de un joven al que los agentes conocían en su periodo de minoría de edad. Iniciada su búsqueda fue arrestado en un centro social.