El Sindicato de Enfermería SATSE denuncia que “ante el cierre de camas que todos los años se produce en el periodo estival , los profesionales de Enfermería sufren un aumento de sus cargas de trabajo que en ocasiones pueden llegar a poner en peligro la seguridad de los pacientes”.

El pasado día uno de julio en una de las plantas de Ginecología del Centro Materno- Infantil, una sola enfermera tuvo a su cargo a 42 pacientes entre mujeres que dieron a luz y recién nacidos. En esta unidad la actividad asistencial es la misma durante todos los días de la semana incluidos sábados y domingos: pase de visitas, curas, altas, ingresos, controles analíticos, etc. De lunes a viernes si hay como mínimo dos enfermeras  y los sábados y domingos solo una. Como consecuencia del cierre de una planta de Ginecología la planta que permanece abierta está prácticamente a diario al 100% de su capacidad.

Ante la sobrecarga de trabajo tanto la profesional de Enfermería como una médico se pusieron en contacto con la supervisora de guardia para hacerle saber la situación y que una sola enfermera no podía hacer frente a lo que se estaba produciendo. Su respuesta fue enviar durante una hora a otro enfermero de otra unidad, medida insuficiente ya que este enfermero tuvo que volver a su unidad a realizar sus tareas.

Las mismas pacientes y familiares que había en la Unidad viendo la situación existente en la planta se ofrecieron a hacer un escrito para apoyar a las profesionales.

Al finalizar dicha jornada de trabajo esta enfermera  se encontraba mal físicamente y psicológicamente debido al exceso de cargas de trabajo que tuvo que soportar   para poder atender con profesionalidad y seguridad a los 42 pacientes que tenía a su cargo.

Quieren dejar constancia de la gran profesionalidad y compromiso con la sanidad pública del personal de Enfermería al hacer frente a la situación y a la acumulación del trabajo.

El pasado 27 de abril el sindicato de Enfermería Satse registró escrito dirigido al presidente de la comisión de seguimiento del plan de vacaciones del Complejo Hospitalario de Jaén, rechazando rotundamente el cierre de unidades  con motivo del periodo estival. Solicitan la eliminación de las 72 camas instaladas en las habitaciones triples del Hospital Médico Quirúrgico, cumpliendo así su compromiso anunciado tanto por el Gerente del Complejo Hospitalario de Jaén, como por los representantes políticos del Gobierno Andaluz.

No solo no se ha tenido en cuenta sino que este verano se van a cerrar entre 128  y 182 camas hospitalarias en el Complejo Hospitalario de Jaén, mientras tanto las camas triples permanecen ocupadas.