El incremento de las temperaturas y el tiempo estable que disfrutan el centro y el sur de la Península Ibérica en la última semana ha provocado que se disparen los niveles de ozono troposférico, por efecto de las emisiones contaminantes del tráfico motorizado de las principales ciudades y carreteras del Estado y de la producción de electricidad en centrales térmicas, pero también de la “explosión” vegetal que se está produciendo esta primavera.

Jaén no es ajena a este episodio, que junto a la Comunidad de Madrid, ambas Castillas, Extremadura, otros puntos de Andalucía, Murcia, Valencia, Cataluña y las Illes Balears se vienen produciendo desde el martes 15 de mayo numerosas superaciones del objetivo legal establecido para la protección de la salud.

El valor objetivo para la protección de la salud humana está establecido por la normativa en 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, medidos en periodos de 8 horas, y no deberá superarse más de 25 días al año, en la media de los tres últimos años.

En lo que llevamos de primavera, este número de superaciones ya se ha alcanzado en medio centenar de estaciones de control de la contaminación, también en las de Jaén (Las Fuentezuelas y Ronda del Valle).

El ozono troposférico es el contaminante que presenta en el Estado español una mayor extensión y afección a la población y a la vegetación, con unos niveles al alza. Esto se debe al incremento de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor) durante la primavera y el verano, por efecto del cambio climático. En los últimos días, también está influyendo la elevada actividad vegetal resultado de las precipitaciones del invierno y la primavera, cuyas emisiones de volátiles contribuyen a la formación de ozono.

No obstante, el Gobierno central y una decena de comunidades autónomas acumulan una década de retraso en la redacción de los preceptivos Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir los niveles de ozono, por lo que Ecologistas en Acción exige a dichas administraciones que cumplan con sus obligaciones legales y elaboren, aprueben y apliquen sin más dilación dichos Planes de Mejora, tras someterlos a información pública.

Para informar a la población sobre los efectos de la contaminación por ozono en la salud y las medidas sanitarias para evitarlos, Ecologistas en Acción tiene en marcha una campaña informativa con una exposición itinerante de 12 paneles, un video de introducción y diferentes actividades didácticas complementarias. En Jaén se están realizando dichas actividades en diferentes centros públicos, correspondiendo en esta semana al IES Jabalcuz. Además, en Sevilla se desarrollará una jornada técnica el próximo 5 de junio, con participación de expertos y autoridades locales y autonómicas, dentro de la campaña de sensibilización sobre este contaminante que la organización lleva a cabo esta primavera.

El ozono troposférico, también conocido como ozono “malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias.

Por inhalación, provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. La OMS estima en 1.600 los fallecimientos prematuros anuales en España producidos como consecuencia de la exposición a niveles de ozono como los registrados estos días en buena parte del Estado español. El ozono, además de para las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.