La sección sindical de CCOO en el Complejo Hospitalario de Jaén lamenta profundamente el servicio de restauración que desde el Hospital Neurotraumatológico se ha dado a los familiares e ingresados por parte de la dirección de dicho centro sanitario durante las fiestas navideñas.

El día 4 de enero, la empresa adjudicataria del suministro de víveres, Mediterránea de Catering, hizo entrega de una partida de 127 raciones de pollo,” babosas y amarillentas” refieren los trabajadores/as de la cocina, y que por parte de los cocineros del complejo no se sirvieron. Esta situación supuso la reestructuración de las dietas de los enfermos para ese día, rompiendo así el menú de la carta que ofrece dicho centro, así como el cambio de secuencia de dietas, para evitar repetir plato varios días, ya que el criterio de los cocineros y cocineras estos alimentos no garantizaban las condiciones organolépticas mínimas. Tuvieron que sustituir las raciones de pollo por tortilla tras comprobarse que el stock del almacén, al cuyo mantenimiento esta obligado por el pliego de condiciones no permitía hacer cambios. Los menús especiales del día 1 de enero y el 24 de diciembre por la tarde fueron desastrosos según refieren los trabajadores y trabajadoras ante la falta de género. Este es un ejemplo de tantos de lo que supone la privatización del servicio, de restauración, “la pasta es la pasta y no respetan fechas en el calendario en los hospitales” refiere Pedro Ruiz Cruz delegado de CCOO en el complejo hospitalario de Jaén.

La falta de género almacenado o el deficiente estado del que se entrega se ha convertido en el día a día de los cocineros, hay días que parece rancho en lugar de restauración hospitalaria, la sustitución en el cocido de pavo por pollo, y otros  cambios para aliviar el almacén de la empresa privada se ha hecho una constante. El día 5 de enero si hizo la entrega del cordero mal, a las 10 de la mañana y semicongelado cuando debía ser a las 8 de la mañana y ya preparado para poder trabajarlo, las 76 raciones de sardinas que faltaron se sustituyeron por panga, ¿un triste ajo para saltear las judías? O el hábito de cambiar raciones de ternera por pollo, dar pan congelado por falta de existencias es el día a día de nuestras cocinas. A estas condiciones de trabajo debemos recordar que el caso del Doctor Sagaz si se entrega la comida 2 horas tarde, hay que añadir el recalentamiento que sufre la comida por culpa del sistema impuesto por el hospital más el transporte.

Las condiciones de trabajo se están degradando  a un ritmo vertiginoso, no es que se falte a los compromisos de la dirección del hospital de que el personal de la cocina del Doctor Sagaz se bajaría al neutraumatólogico para su refuerzo, es que la constante falta de pinches y cocineros se agrava cuando desde hace meses se lava a mano por la rotura de los túneles de lavado, o que se lleve a las 9 de la noche la comida del Doctor Sagaz lo que obliga a comer en escasos 20 minutos con lo que las bandejas se quedan en las plantas sin limpiar. Hemos pensado pedirles a los Reyes Magos una profunda inversión en las cocinas del complejo refiere Pedro Ruiz, delegado de CCOO, ya que esta dirección y las anteriores se han olvidado de ellas.

La falta y el mal estado de los víveres se ha hecho constante en las cocinas del complejo, por lo que ha pasado mas de un año desde la empresa adjudicataria se ha hecho con los servicio entendemos que es el momento de evaluar si sus proveedores adecuan los standeres de calidad a lo que el SAS abona a Mediterránea de Catering.