El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha presentado en el Museo Íbero de Jaén el Informe de Medio Ambiente en Andalucía (IMA) 2016, un anuario que ofrece información actualizada sobre las condiciones ambientales de la Comunidad, así como de las iniciativas desarrolladas por las distintas administraciones públicas en esta materia. Desde que se publicara hace ya 30 años el primer ejemplar, la información ambiental ha sido clave para conseguir una perspectiva global de la situación existente en Andalucía y para poder afrontar los nuevos retos medioambientales.

En este acto, el consejero ha destacado el papel de la información para facilitar espacios de diálogo con otras administraciones y con la propia ciudadanía. El titular de Medio Ambiente ha recordado el carácter pionero del IMA, que alberga información muy variada, multidisciplinar y compleja. Más allá de la propia publicación física, este informe puede consultarse como libro electrónico, en modo web y sus datos pueden contextualizarse y completarse con un  visor de estadísticas. Además, todos sus contenidos están relacionados con los demás sistemas y productos informativos de la Red de Información Ambiental de Andalucía (Rediam).

Tres nuevos monográficos  

El IMA 2016 cuenta esta vez con monografías sobre la adaptación al cambio climático, la agricultura de conservación como mitigadora del calentamiento de la tierra y sobre los orígenes de la contaminación atmosférica y la calidad del aire.

En cuanto a sus contenidos, este año incluye de nuevo el capítulo inicial en el que se hace un recorrido, basado en indicadores ambientales, sobre los aspectos más sobresalientes del medio ambiente en Andalucía. Del análisis de estos indicadores, que en conjunto alcanzan un total de 49,  se concluye que hay aspectos del medio ambiente en Andalucía que mejoran, otros cuyo estado se mantiene estable, y por último una serie de elementos que empeoran.

De entre los aspectos que mejoran, figuran las pérdidas de suelo, el manejo de la biodiversidad, la gestión de los espacios naturales protegidos o los incendios, y la transparencia y el acceso a la información ambiental. Hay una serie de elementos que empeoran, como ciertas variables del clima, como la sequía, o el índice del calentamiento global. Aumenta también el estrés hídrico de la vegetación, o algunos componentes de la calidad del aire, como la contaminación  por ozono.

Avances el protección de la biodiversidad y la gestión de los espacios protegidos

Entre los elementos destacados, Fiscal se ha referido a los avances en materia de protección a la biodiversidad y ha recordado que los datos positivos, en lo relativo a la fauna, son un reflejo del éxito de los programas de seguimiento de especies tan emblemáticas como el lince ibérico o el águila imperial ibérica, o el buitre negro, cuyas poblaciones están experimentando una evolución muy positiva. Asimismo, se ha detenido en  algunas novedades en este ámbito como el programa europeo Life ‘El Lobo en Andalucía: Cambiando actitudes’ o el Plan de Conservación de Especies Marinas recientemente aprobado.

En relación a la gestión de los espacios protegidos, el IMA recoge la consolidación progresiva de la Red Natura 2000  en la región.  De las 23 Zonas de Especial Conservación (ZEC) declaradas a finales del año 2013, se ha pasado a 149 a finales del año 2016, con lo cual sólo restan por declarar 40 de los 189 lugares de importancia comunitaria (LIC) designados por la Comisión Europea. Fiscal ha subrayado que durante el pasado año se ha continuado con la planificación de áreas protegidas, habiéndose aprobado los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y los Planes Rectores de Uso y Gestión (PRUG) de ocho espacios.

Por otro lado, también ha recalcado que en 2016 se finalizó el proceso de ampliación del Espacio Natural de Doñana, así como el  del Paraje Natural Marismas del Palmones.  En cuanto al inventario de humedales, cuenta ya con 205 complejos endorreicos, ya que se ha incorporado uno nuevo, la Laguna del Puerto, situada en el termino municipal de Zafarraya (Granada).

El consejero ha valorado el número de visitas y la participación en actividades en las instalaciones vinculadas a la Red de Espacios Protegidos, que ha tenido una evolución positiva, habiéndose alcanzado durante 2016 la cifra de 941.935 visitantes. En el marco del programa de visita a los espacios naturales   se organizaron 1.767 actividades durante el año 2016, en las que han participado 66.227 personas.

Para terminar, ha recalcado que el estado de la gestión del agua se mantiene estable en el diagnóstico, en especial en lo que a saneamiento y depuración se refiere.