La Junta de Andalucía, a través del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), profundiza hoy en la violencia de género en situaciones de especial vulnerabilidad con medio centenar de profesionales –que atienden habitualmente a este colectivo en la provincia– con el objeto de incorporar nuevas competencias para ofrecer una atención integral y adaptada a la realidad actual. Así lo ha explicado la coordinadora provincial del IAM, Beatriz Martín, en la inauguración de estas jornadas formativas, en la que ha aclarado que el único riesgo para sufrir violencia de género es ser mujer, pero hay situaciones que propician una mayor desigualdad, una mayor discriminación. “A la situación de violencia de género se suman otras situaciones de vulnerabilidad añadida que nos obligan a incorporar nuevas competencias para ofrecer una atención integral, de calidad, a cada mujer afectada y a los menores a su cargo que asisten a los centros provinciales del IAM”, ha reseñado.

Martín Rodríguez ha detallado que hay situaciones de especial vulnerabilidad en las que “se incrementan las dificultades para detectar casos de violencia de género y en las que tampoco ayudan los prejuicios sociales”. Según la coordinadora del IAM, “esta vulnerabilidad les somete en general a una mayor indefensión”. Ha continuado citando algunos ejemplos: Cualquier mujer puede sufrir una violación, pero una niña o una mujer con discapacidad intelectual tendrá más dificultades para verbalizar su situación. Cualquier mujer puede sufrir violencia de género, pero una mujer sin recursos económicos tendrá más dependencia. Cualquier mujer puede sufrir violencia psicológica, pero una reclusa o una mujer en situación de exclusión extrema tendrá más dificultades para reconocer los síntomas del maltrato. Cualquier mujer sufrirá una victimización secundaria cuando acuda a los juzgados, pero los estereotipos culturales y sociales pondrán más en cuestión a la que sufra algún tipo de adicción, cuando quizás esa adicción es consecuencia de la violencia de género que sufre. Así, Beatriz Martín ha insistido en que, “si la violencia de género ya es de por sí invisible, estas situaciones la invisibilizan aún más y sufren una mayor victimización secundaria”. Por tanto, la coordinadora del IAM en Jaén ha insistido en que “hay que hacer visible cada situación de vulnerabilidad añadida al hecho de ser mujer con el fin de buscar estrategias de intervención adaptadas a cada caso”.

Así, ha continuado reseñando que, con esta formación se favorece la adquisición de competencias específicas para la atención a mujeres víctimas de violencia de género. También reconocen indicadores de observación claros en situaciones de violencia de género y exclusión social, salud o adicciones con el objetivo de saber identificar lo que nunca se debe hacer. También incorporarán técnicas de autocuidado para mejorar la intervención con este colectivo.

Martín ha detallado los contenidos de esta jornada, impartida por ponentes de primer nivel, que se está desarrollando por toda Andalucía: La realidad de la violencia de género en la actualidad y nuevos retos; la violencia de género y situaciones de especial vulnerabilidad (incidencia de la violencia de género en la salud de las mujeres; exclusión social y violencia de género; violencia hacia las mujeres y adicciones, y mujeres con menores a su cargo). Por la tarde se impartirá un taller de autocuidado profesional.

Un total de 16.530 mujeres en situación de vulnerabilidad han sido atendidas los dos últimos años en Andalucía a través de iniciativas sociales desarrolladas por ONG subvencionadas por el IAM. “Una cifra escalofriante que refleja la desigualdad y la violencia de género en sus múltiples formas, visibilizando quiénes son sus víctimas: las mujeres”. En 2017, la convocatoria de subvenciones de la Junta a entidades sin ánimo de lucro para la atención a mujeres en situación de exclusión social en Andalucía, cuenta con una inversión de 1,3 millones, un 8% más que en la anterior.