La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha apelado a la “unión del sector de olivar para ganar en dimensión” y “hablar de tú a tú” a la hora de la comercialización. Así lo ha manifestado durante el acto de entrega de los premios de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO), que se ha celebrado en la feria Expoliva, y donde ha hecho hincapié en que el olivar es sinónimo de calidad, cultura, tradición, fijación de población al territorio rual y, también, salud. “Tenemos que vincular cada vez más el aceite de oliva a la salud. Culturas que no tienen nuestra dieta mediterránea están acogiendo nuestro oro líquido y debemos aprovechar esas posibilidades”, ha señalado.

La titular del ramo ha explicado que el Covid ha puesto de manifiesto la importancia de garantizar la soberanía alimentaria y contar con una producción variada y saludable, como son las producciones de la dieta mediterránea. “En los momentos más difíciles, los agricultores han abastecido los mercados de medio mundo y eso es algo que debe ser reconocido. Ahora que vamos saliendo de la quinta ola de la pandemia, venimos a mostrar todo el potencial del aceite de oliva, su calidad y sus posibilidades de futuro. Expoliva es un chorro de ilusión para Andalucía y para toda España”, ha explicado.

El olivar forma parte de la economía local del 97% de los municipios andaluces. Por tanto, dinamiza y permite pueblos vivos y fija población al territorio. “Para que siga siendo así hay que apostar por el medio rural y, sobre todo, por los jóvenes, ha añadido Crespo. En cualquier caso, la consejera ha incidido en que “el olivar no solo es un motor económico, sino mucho más. A veces nos quedamos en macrodatos como las exportaciones, con 1.500 millones de euros en los últimos 7 meses, y la dimensión mundial que alcanzan las ventas de nuestros AOVES por los cinco continentes. Estos premios, en cambio, ponen su acento en el origen de la producción: en las almazaras, sus mejores maestros, en los olivos monumentales y en la difusión de toda una cultura propia que representa el olivar”.

Crespo ha dado la enhorabuena a todos los galardonados, porque “detrás de cada uno de estos premios hay personas que enriquecen al gran sector del olivar”; y también ha felicitado “doblemente a la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO)” por organizar elegir Expoliva para celebrar una edición más y porque pronto cumplirá sus bodas de plata, “25 años difundiendo los valores y la cultura de los aceites de oliva virgen extra”.

“Estos premios reflejan la capacidad del olivar de vertebrar el mundo rural en la península. Es cierto que esta feria internacional profundiza en los avances en el campo del I+D+i, la comercialización, las tendencias, la tecnología aplicada a los cultivos o sus envases, pero sin olvidar una cuestión básica: el olivar forma parte de la cultura andaluza y española”, ha señalado durante su intervención.

Crespo ha recordado que todas las administraciones han destacado la singularidad de nuestro ‘mar de olivos’ y que han avalado por unanimidad que la candidatura del paisaje del olivar en Andalucía sea presentada por el Gobierno de España en enero de 2022 en la Unesco para su tramitación y reconocimiento como Patrimonio Mundial en 2023. “Una distinción que, sin duda, merece porque el olivo es una seña de identidad, un modo de vida cercano a la naturaleza, es cierto que cada vez más automatizado, pero igualmente auténtico y mediterráneo. Porque el olivo es sabor, es salud, es dieta mediterránea y sabiduría en la cocina”. Por todo ello, la consejera ha concluido que “reconocer a quienes contribuyen a transmitir estos valores es de justicia, porque son capaces de innovar desde la tradición del olivar”.

Tampoco ha olvidado la contribución al desarrollo sostenible, porque “nuestro mar de olivos es sumidero de CO2”. A su juicio, “el futuro del aceite de oliva se escribe con letras mayúsculas”, desde la diversificación, la calidad y siendo capaces de vincular la nueva PAC al medio ambiente, porque “los ecoesquemas tienen que reflejar que éste es un sector que respeta al entorno natural” y, por supuesto, se presenta como un nuevo nicho de mercado y creación de empleo a través de la economía circular.

El aceite de oliva virgen extra es tan valorado por su calidad. El olivar andaluz es la raíz del aceite de oliva virgen extra de excelencia que se comercializa a nivel mundial. Tres de cada cuatro litros de los aceites de oliva virgen extra españoles que se comercializan en los mercados internacionales son andaluces. La excelencia de los AOVE andaluces también está acreditada por las 12 Denominaciones de Origen Protegida andaluzas, 3 en la provincia de Jaén (Sierra de Segura, Sierra de Cazorla y Sierra Mágina), además de la recién inscrita Indicación Geográfica Protegida “Aceite de Jaén”.

La consejera ha entregado el Primer Premio Difusión de la Cultura del Olivo 2021 al Centro de Interpretación del Olivar “5 Elementos”, presentado por Finca La Pontezuela (Los Navalmorales, en Toledo). “¿A qué suena el Sur”, presentado por Oleand, Sociedad Cooperativa Andaluza de la Puebla de Cazalla (Sevilla), ha recibido el segundo premio; y el taller de difusión de la cultura del aceite “¿Has Begut Oli?, presentado por la Denominación de Origen Siurana (Reus, en Tarragona), el tercero. Además, el “Olivo Mil-lènia” de la familia Albiol, que vegeta en Godall (Tarragona), ha sido premiado como el Mejor Olivo Monumental de España. Miguel Carrasco, de la almazara As Pontis (Cáceres), ha sido galardonado como Premio Mejor Maestro de Almazara; el Accésit Mejor Almazara de España ha recaído en la Cooperativa Ciudad de Jaén; y el Primer Premio Mejor Almazara de España, en la Almazara Molino del Genil (Écija, en Sevilla). Por último, Juan Ramón Izquierdo Álvarez-Buylla ha recibido el Reconocimiento Especial de AEMO por su trayectoria profesional en pro de la cultura del olivo y el AOVE.

El acto ha contado con la presencia de Francico Reyes, presidente de Diputación de Jaén; Julio Millán, alcalde de Jaén y Ana María Romero, presidenta de AEMO y alcaldesa de Montoro (Córdoba), así como Catalina Madueño Magdaleno, subdelegada del Gobierno de España en Jaén; María Isabel Lozano Moral, delegada del Gobierno en Jaén Junta de Andalucía; Soledad Aranda, delegada de Agricultura, Ganadería y Pesca en Jaén Junta de Andalucía; Cristina de Toro Navera, directora general de Industrias, Innovación y Cadena Agroalimentaria; Pedro Bruno, diputado provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente; y José Luis García-Lomas, presidente de Caja Rural de Jaén.