La Policía Nacional ha detenido a uno de los dos presuntos autores que habían abordado en pasados días a un hombre armados con sendas armas cortas simuladas y con los rostros cubiertos, exigiéndole la recaudación que se disponía a ingresar en una entidad bancaria; 17.000 euros. Ante el asalto, la víctima se resistió a la entrega de un bolso donde se encontraba el dinero, recibiendo un fuerte golpe en la cabeza con la culata del arma dejándola en el suelo completamente aturdida.

Los hechos ocurrieron sobre las 11:15 horas del pasado día 8 del presente mes. Un hombre denunciaba en Comisaría que había sido víctima de un robo por parte de dos individuos que le intimidaron con una pistola, exigiéndole la recaudación que portaba en un bolso que contenía 17.000 euros en efectivo y que se disponía a ingresar en una cercana entidad bancaria. En su relato la víctima manifestaba que uno de los asaltantes cubría su cabeza con un casco integral de motocicleta, mientras el segundo cubría su rostro totalmente, al parecer con un pasamontañas. A pesar de haberse visto sorprendido e intimidado, la víctima se resistió a la acción, recibiendo un fuerte golpe con la culata del arma en la parte superior de la cabeza, llegando a aturdirlo momentáneamente. Tendido en el suelo e indefenso, los presuntos autores le arrebataron el bolso y se dieron a la fuga a pie por las calles colindantes.

Le estaban esperando
Tras recibirse la llamada de auxilio en la Sala Operativa del 091, rápidamente se desplazaron al lugar de los hechos varias dotaciones de Seguridad Ciudadana e investigadores de diferentes Brigadas Policiales que localizaron varios testigos de los hechos previos, entrevistándose con la víctima, quien les manifestó ser un trabajador de un supermercado y que todo sucedió cuando se disponía a trasladar la recaudación efectuada desde el viernes 4 de enero hasta ese día.

Con las manifestaciones tanto de la víctima como de varios testigos, y una supuesta reconstrucción in situ del asalto, los investigadores reunieron diferentes pruebas e indicios con el fin de estudiar todo a fondo y conseguir identificar a los presuntos autores. Dado que a criterio de los agentes, la acción había sido perfectamente planificada, los investigadores determinaron que los supuestos autores habían realizado, lo que en el argot policial se denomina una “espera”, es decir acechar a la víctima para posteriormente cometer el robo.

Los investigadores de la Brigada de Policía Judicial diseñaron un amplio operativo, consiguiendo reunir suficientes pruebas e indicios, así como la identificación de los presuntos autores, solicitando a la autoridad judicial, la pertinente autorización para la entrada y registro en la vivienda donde se sospechaba podrían encontrarse las armas utilizadas en el asalto.

Personados en la vivienda los agentes policiales junto a funcionarios judiciales, se detuvo a uno de supuestos autores encontrando en la vivienda registrada numerosos efectos relacionados con los hechos investigados así como las dos armas cortas simuladas, presuntamente utilizadas en el asalto. Las investigaciones continuarán hasta conseguir detener al segundo asaltante.